Pasar al contenido principal
Indonesia mantiene calificación pero las dudas sobre su recuperación persisten
Martes, Agosto 31, 2021 - 06:30

"El crecimiento de Indonesia será más lento en 2021 que nuestras proyecciones anteriores, a 3.6% desde 4.5%. Los efectos económicos probablemente persistirán en 2022, particularmente si el despliegue de la vacunación no acelera, reduciendo nuestras previsiones para ese año a 4.9% de 5% ", dice un análisis de Moody's.

La frágil recuperación económica de Indonesia (Baa2 estable) podría frenarse debido al segundo aumento repentino de COVID y los bloqueos asociados, según dio a conocer este martes Moody's Investors Service en un nuevo informe.

"Ahora pronosticamos que el crecimiento de Indonesia será más lento en 2021 que nuestras proyecciones anteriores, a 3.6% desde 4.5%. Los efectos económicos probablemente persistirán en 2022, particularmente si el despliegue de la vacunación no acelera, reduciendo nuestras previsiones para ese año a 4.9% de 5% ", dice Deborah Tan, vicepresidenta asistente y analista de Moody's.

Una recuperación más lenta planteará desafíos a la política fiscal, lo que podría mantener los déficits por encima de los niveles prepandémicos, ya que es poco probable que los ingresos se recuperen de manera significativa. El ritmo moderado también arrastrará a los sectores que dependen de la confianza del consumidor, como la propiedad y los productos y servicios de consumo.

Los indicadores clave de actividad comercial y de consumo, como las ventas minoristas, la confianza del consumidor y el índice de gerentes de compras de manufactura, cayeron en territorio negativo en julio, luego de algunos desarrollos positivos en el segundo trimestre.

Sin embargo, el daño económico de las últimas medidas se limitaría en gran medida al trimestre julio-septiembre tras la introducción de cierres más selectivos desde agosto. Los bloqueos en las regiones económicamente significativas frenaron los movimientos en julio, con signos nacientes de una recuperación en agosto.

El avance más rápido de la vacunación será fundamental para apoyar la recuperación económica. Las vacunas se están acelerando después de un comienzo lento. Sin embargo, es poco probable que el 70% de la población esté completamente inoculada para fin de año con la tasa actual de vacunación y debido a posibles obstáculos como la continuidad del suministro de vacunas.

REDUCIENDO LAS RESTRICCIONES

Vinculado con esto, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, anunció el lunes que el gobierno ajustará las restricciones de COVID-19 durante la semana del 31 de agosto al 6 de septiembre, incluso para centros comerciales y fábricas, en respuesta a una menor tasa de infección en más áreas, dijeron las autoridades.

Más partes de la isla de Java densamente poblada se han reducido de la categoría de Nivel 4 más grave, dijo Jokowi, como se conoce al presidente, y señaló que las tasas de ocupación de camas de hospital en esas áreas han disminuido durante la última semana.

Se aliviarán las restricciones a empresas como restaurantes e industrias no esenciales, mientras que el gobierno aumentará el uso de una aplicación de teléfono inteligente para el rastreo, dijo el lunes el ministro principal Luhut Pandjaitan en una conferencia de prensa separada.

A los restaurantes dentro de los centros comerciales se les permitirá atender a los clientes que cenan en hasta un 50% de su capacidad, en comparación con el 25% actual, y los centros comerciales pueden permanecer abiertos hasta las 9 p.m., una hora más tarde de lo permitido actualmente, dijo Luhut.

El gobierno también llevará a cabo pruebas de comedor interior para restaurantes en las principales ciudades que operan fuera de los centros comerciales.

Todas las fábricas pueden operar con trabajadores al 100%, divididos en turnos, siempre que cuenten con ciertos documentos del gobierno, agregó.

"Debemos estar agradecidos por los diversos avances que hemos logrado juntos. Pero aún tenemos que estar atentos", dijo Luhut. "Si no tenemos cuidado, podríamos enfrentar otro aumento de casos".

El gobierno actualiza la situación todas las semanas y puede cambiar las restricciones a partir del 7 de septiembre si ve la necesidad.

Indonesia endureció sus restricciones de COVID-19 a principios de julio después de que la variante Delta provocó un aumento en las infecciones y puso a los hospitales del país bajo presión.

El número de casos diarios ha disminuido desde entonces, llegando a 5.436 el lunes, el más bajo desde junio, y en comparación con un pico de 56.757 infecciones diarias a mediados de julio.

En total, el cuarto país más poblado del mundo ha registrado más de 4 millones de casos de COVID-19 y más de 132.000 muertes.

Mientras tanto, la isla turística de Bali todavía está categorizada como Nivel 4, aunque Luhut espera que las condiciones mejoren pronto.

Autores

AsiaLink