Pasar al contenido principal
Inquietante: El “Efecto Imitación (del vecino de cama)” es real
Viernes, Diciembre 30, 2016 - 09:00

En las seis horas posteriores a un episodio de enfermedad crítica, las probabilidades de que un segundo paciente en la misma unidad experimente una crisis comparable aumentan en un 18%. Si hay dos eventos, el riesgo de otra ocurrencia aumenta en un 53%.

University of Chicago Medical Center / Clúster Salud. Un grupo de médicos de la Universidad de Chicago confirmó lo que era una sospecha o evidencia anecdótica para muchos profesionales que trabajan en hospitales alrededor de todo el mundo: el “Efecto Imitación (del vecino de cama)” es real.

Los investigadores descubrieron que cuando, en una unidad típica de 20 camas de un hospital un paciente empeoró de manera drástica -un paro cardiaco, por ejemplo, o fue transferido a una unidad de cuidados intensivos- los otros pacientes de esa sala tuvieron un mayor riesgo dentro de sus propias condiciones médicas.

No sólo eso. Lograron medirlo. En las seis horas posteriores a un episodio de enfermedad crítica, las probabilidades de que un segundo paciente en la misma unidad experimentara una crisis comparable aumentaron en un 18%. Y si hubo dos eventos de este tipo durante un período de seis horas, el riesgo de otra ocurrencia aumentó en un 53%. Los riesgos resultaron ligeramente más altos cuando los eventos críticos iniciales de la enfermedad ocurrieron en la noche.

Los paros cardíacos, las transferencias urgentes de la UCI o las muertes de los pacientes también se asociaron con el alta tardía del hospital para los otros pacientes de la misma unidad.

"Esto debería servir como una llamada de atención para los médicos de hospital", dijo el autor del estudio Matthew Churpek, profesor asistente de medicina en la Universidad de Chicago.

"Nuestros datos sugieren que después de cuidar a un paciente que se enferma críticamente en las salas del hospital, debemos comprobar rutinariamente para ver cómo están haciendo los otros pacientes en la misma unidad", indicó Churpek.

"Después de estos eventos de alta intensidad, nuestra lista de tareas debe incluir una evaluación completa de los otros pacientes en la unidad, para asegurarse de que ninguno de ellos están en riesgo de deslizarse a través de las grietas".

Afortunadamente, estos eventos son relativamente raros. Cerca de 84.000 pacientes adultos fueron ingresados en camas no UCI en la Universidad de Chicago Medicina de 2009 a 2013. Alrededor del 5%de los pacientes fueron posteriormente trasladados a una unidad de cuidados intensivos (4.107) o experimentaron un paro cardiaco en el hospital.

Los pacientes que tuvieron un paro cardíaco o la transferencia de la UCI requerida tendieron a ser algunos años más viejos y varones. Habían estado en el hospital, por término medio, durante 13 días, cuatro veces más que los pacientes que no tenían un evento de enfermedad crítica.

"Sospechábamos de este fenómeno basados en nuestra propia experiencia anecdótica", dijo el co-autor Samuel Volchenboum, profesor asociado de pediatría en la Universidad de Chicago y director del Centro de Investigación Informática de la Universidad. "Pero hasta que tuvimos acceso a un repositorio grande y bien curado de datos de investigación, no podíamos realizar un estudio como éste".

Sucede que "muy pocos centros académicos tienen acceso a los tipos de datos de alta calidad necesarios para realizar este tipo de investigación", agregó.

El estudio fue diseñado para detectar y cuantificar cualquier mayor riesgo para los pacientes vecinos entre sí. Los investigadores especulan que un factor potencial puede ser que los médicos y las enfermeras podrían haber sido "desviados temporalmente para ayudar a atender a los pacientes gravemente enfermos", dijo Volchenboum. Pero, aún así, "Se necesitan más estudios para determinar las causas de este efecto".