Pasar al contenido principal
La soledad también es un factor de riesgo para la salud: considera estos siete puntos
Lunes, Febrero 29, 2016 - 15:54

Vivir demasiado aislado o aislada puede ser una afección crónica, explican los expertos. Renovarse y establecer lazos implica atreverse a explorar fuera del terreno conocido.

A pesar del avance tecnológico que facilita nuevas formas de conexión, las evidencias plantean que la soledad es más común que nunca. Cuando la soledad es constante, ésta puede ejercer efectos profundos en el cuerpo, plantean los expertos.

Algunas investigaciones dan cuenta que los efectos de la soledad pueden ser peores que la gordura, porque aumentan la probabilidad de muerte prematura en 14%. Podría no sorprender que la soledad afecte a la salud mental y que generalmente vaya de la mano de la depresión, pero sus efectos pueden abarcar mucho más.

Un estudio reciente hecho en Estados Unidos asocia a la soledad con mayor riesgo de desarrollar demencia en la vejez, mientras que otra investigación revela que las personas solitarias se ven sometidas a sueño fragmentado, factor importante debido a la enorme repercusión de la calidad del sueño sobre la salud.

La soledad no tiene que ser una afección crónica, pero renovarse y establecer lazos implica esforzarse y atreverse a explorar fuera de terreno conocido. Un compendio de lo planteado por variados expertos en medios especializados concuerdan en siete grandes aspectos sobre este tema:

1 - Tender nexos con los demás, puede ser a través de gestos significativos, como una llamada telefónica inesperada, aunque solamente sea saludando.

2 - Ser positivo y pensar en la amistad como en una cuenta bancaria de emociones. Depositar bondad y aprobación en esa cuenta, teniendo presente que la crítica y el negativismo funcionan igual que los retiros de dinero.

3 - Extender y aceptar invitaciones, por ejemplo, invitando a un amigo a un café o a almorzar y aceptar invitaciones a reuniones sociales.

4 - Participar en eventos comunitarios, y para ello, pensar en unirse a un grupo que trabaja para un objetivo común, como ganar una elección o rescatar un parque.

5 - Interesarse en cosas nuevas, por ejemplo, inscribiéndose en un gimnasio privado, en un centro para personas de la tercera edad o en un gimnasio comunitario.

6 - Salir a dar un paseo, y converse con los vecinos que están en el jardín y en los alrededores o diríjase a un parque e inicie una conversación.

7 - No pensar solamente en los humanos, pues las mascotas, sean de cuatro patas o de alas, pueden brindar muchos beneficios iguales a los de la compañía de los seres humanos.

Es importante no confundir la soledad con estar solo. Un sistema de apoyo sólido permite que uno navegue de manera individual con más facilidad y hasta con gusto

 

Autores

Vida y Salud.com/ LifeStyle