Pasar al contenido principal
Las lecciones que dejó la epidemia del ébola
Jueves, Enero 14, 2016 - 15:26

La revista Nature destacó las debilidades de la salud mundial, tras el fin de uno de los peores desastres sanitarios que ha enfrentado la humanidad.

Más de 11 mil personas murieron en todo el mundo durante los últimos dos años afectados por la epidemia del ébola, cuyo avance ha sido detenida en África Occidental, según reportó la Organización Mundial de la Salud (OMS). Al menos, por ahora.

Resuelta la crisis sanitaria, una de las peores que ha vivido el mundo, la revista científica Nature realizó un listado de las lecciones aprendidas en el combate de la enfermedad, cuya duración y tasas de infección y muerte no tenían precedentes.

La primera es que el mundo no está equipado para lidiar con crisis de salud pública internacionales, especialmente en países pobres. Ello, porque, desde que el ebola emergió en Guinea en 2013, su crecimiento fue fuera de control, sin que los gobiernos y la OMS pudieran detenerlo.

Una segunda lección es que el equilibrio de poder de la salud global ha cambiado. Mientras la OMS ha reconocido su falta de capacidad de respuesta, las organizaciones no gubernamentales (grupos locales, caridades religiosas y Doctores Sin Fronteras) fueron quienes lideraron la batalla.

Adicionalmente, Nature destacó que el sistema de infraestructura de África Occidental es extremadamente débil, debido a una falta de recursos que terminó con profesionales de la salud perdiendo sus vidas. Los recursos necesarios para combatir los avances del ébola debilitaron a los ya frágiles sectores de la salud materna e infantil.

La publicación también criticó que los estigmas y el miedo generalizado contribuyen a la fatalidad de la epidemia: la desinformación inicial, por ejemplo, sobre la supuesta intratabilidad de la enfermedad hizo que muchas personas infectadas no bucaran ayuda. Los sobrevivientes son algunos de los trabajadores más valiosos en la lucha contra la enfermedad, sin embargo en muchas comunidades resultan aislados.

Otras lecciones son la necesaria comprensión de la cultura local para lograr un combate enfectivo contra la enfermedad y la urgencia de que las pruebas clínicas ocurran lo más rápido posible.

Finalmente, la revista Nature manifestó que la historia no ha acabado, no sólo porque el ébola podría volver, sino también porque hay otros virues letales que podrían azotar al mundo de la misma manera.