Ciudad de México. El ganador de las elecciones presidenciales de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, dijo este miércoles que quiere trabajar “de común acuerdo” con el sector empresarial de la segunda mayor economía de Latinoamérica.

Por la mañana, el político de 64 años se reunía con el poderoso Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el organismo de representación empresarial de más peso en el país, y con el que tuvo algunos desencuentros en meses recientes.

López Obrador ha prometido respetar la inversión privada, mantener la disciplina fiscal y dejar intacta la autonomía del banco central. Pero otros de sus compromisos fueron revisar millonarios contratos energéticos otorgados por el actual Gobierno por sospechas de corrupción y echar para atrás la construcción de un aeropuerto capitalino.

“Vamos a trabajar de común acuerdo, el sector empresarial y el próximo gobierno”, dijo el político conocido por su acrónimo AMLO antes de entrar a la reunión con la cúpula empresarial.

En un aviso que apareció en varios diarios de circulación nacional, Germán Larrea, el segundo hombre más rico del país, dueño de Grupo México, felicitó a AMLO por su triunfo y saludó sus propuestas.

López Obrador, quien asumirá el 1 de diciembre como el primer presidente izquierdista del país en décadas, logró una arrolladora victoria en los comicios del domingo capitalizando el descontento por la arraigada corrupción, la inclemente violencia y la desigualdad que azotan a México.

“El mejor de los éxitos”. En un aviso que apareció en varios diarios de circulación nacional, Germán Larrea, el segundo hombre más rico del país, dueño de Grupo México, felicitó a AMLO por su triunfo y saludó sus propuestas.

“Le deseamos el mejor de los éxitos en su gestión como presidente de la República Mexicana en beneficio de un mejor país y de todos los mexicanos”, dijo Larrea, cuyo Grupo México opera la mayor mina de cobre del país, la flota ferroviaria más grande de la nación y una división de infraestructura.

Más temprano, el nominado a secretario de Hacienda por López Obrador dijo que los contratos petroleros otorgados bajo una reciente reforma energética se mantendrán en el nuevo Gobierno en caso de que una revisión no arroje irregularidades.

“Si esto se ve bien, adelante. Es un contrato que tenemos que respetar”, dijo Carlos Urzúa a la cadena Televisa.

Sin embargo, Urzúa y otros miembros del futuro gabinete han dicho que hasta ahora no han detectado irregularidades.

Urzúa dijo que estima que en 2019 la economía mexicana se expanda un 2,5%, que el tipo de cambio promedio sea de alrededor de 19 pesos por dólar y que el precio del barril de petróleo ronde los US$70.

El martes, López Obrador se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto para tratar temas clave para el país; sin embargo ambos acordaron que empezarán a trabajar en la transición una vez que AMLO sea declarado presidente electo, un acto previsto para septiembre.