Maracaibo. Venezuela recuperaba este miércoles lentamente el servicio eléctrico y empresarios reportaban numerosos saqueos en el centro petrolero de Maracaibo, mientras que China ofreció ayuda al gobierno del presidente Nicolás Maduro para poner fin al peor apagón en décadas en el país petrolero.

El servicio eléctrico se cortó el 7 de marzo y hasta este martes aún había zonas sin servicio eléctrico y de agua. Maduro dijo que ya se repuso el suministro en gran parte del país y responsabilizó del problema a un "ciberataque" planeado por Estados Unidos.

China ofreció este miércoles soporte técnico a Venezuela para restablecer su red eléctrica, luego de que Maduro acusó a su par estadounidense, Donald Trump, de un supuesto "sabotaje eléctrico".

En Maracaibo, capital del estado petrolero de Zulia, en el noroeste del país, el servicio y las comunicaciones era interminentes y gremios empresariales reportan saqueos a sus instalaciones.

La empresa Polar, dijo en un comunicado que cuatro de sus instalaciones en Maracaibo fueron saqueadas, robando al menos 77.000 unidades de pasta.

La Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) y la federación empresarial Fedecámaras dijeron en comunicados separados que más 300 comercios sufrieron saqueos el martes, desde panaderías y supermercados hasta farmacias.

La mas grande empresa privada del país, Polar, dijo en un comunicado que cuatro de sus instalaciones en Maracaibo fueron saqueadas.

"Lamentamos que, a pesar de los esfuerzos de algunos organismos de seguridad del Estado, no haya sido posible contener los actos vandálicos en las plantas" de producción y distribución de refrescos y pasta.

Fueron robados al menos 77.000 unidades de pasta, entre otros productos, dijo Polar.

 

Las autoridades no han entregado un reporte de daños ni detenidos.

Zulia, el corazón histórico de la industria petrolera y que fue conocido durante décadas por su enorme riqueza, vive ahora las consecuencias de años de desinversión eléctrica, uno de los más graves problemas que aqueja a Venezuela, golpeada además por una recesión e hiperinflación.

Ernesto Verá, de 30 años y administrador de un supermercado en Maracaibo, dijo que pasado el mediodía del martes una muchedumbre entró al local "y se llevó todo la comida, las rebanadoras, computadoras e incluso de ventas".

"No sé que voy a hacer dónde voy a comprar comida, dónde voy a trabajar", dijo llorando.

 

Lo de Zulia "ha sido una tragedia verdaderamente", dijo este miércoles la diputada Nora Bracho, una de la representantes de Zulia en el Parlamento controlado por la oposición y quien se encuentra en Maracaibo.

Bracho dijo que había zonas con luz, pero otras aún sin servicio.

"Los barrios salieron a la calle (el martes) en búsqueda de comida y también destruyendo todo a su paso, llenos de rabia y molestos ante la calamidad. Ya a estas alturas no hay negocios abiertos. Hay mucho miedo", agregó la legisladora.