-¿Cuál fue la carencia que detectaron en el mundo del agro?

-Los fundadores (que somos tres) pertenecemos a una ciudad que está en el interior de la Argentina, donde todas nuestras familias están ligadas a la temática del agro. Entonces, desde ahí notamos que los productores de agro en la región no contaban con buena información para tomar decisiones referentes al clima, las temperaturas y todo lo asociado a producir mejores cosechas y productos.

-¿Este problema central se extendía a la región?

-Pudimos observar que en casi toda Latinoamérica los pronósticos climáticos eran bastantes malos. No cuentan con una buena fiabilidad, así que cada productor debía mirar entre cuatro a cinco pronósticos para poder hacerse una idea o promedio mental de cómo actuar en sus plantaciones.

-¿Y cuál fue la solución que aportó BossterAgro?

-Modelamos un aplicación que permitiera agrupar todos esos pronósticos en una sola... una especie de Trivago (ligada a viajes), pero para el clima. Hoy logras tener en menos de un minuto toda la información para el campo.

-Pero ya existían otras app que podían entregar servicios climáticos.

-En nuestra conversación con los productores nos comentaban que existían más de 500 aplicaciones para poder ver la predicción del clima, de las cuales la mayoría de ellas eran genéricas, y con eso quiero decir que tienen variables temáticas que no son las que el usuario necesita. Por ello tuvimos que ir profundizando más en las variables que los productores necesitaban con más urgencia y que afectaban directamente en su modelo de producción.

-¿Cuáles son esas variables?

-Por ejemplo, cuánto va a llover, cómo va a ser la humedad relativa, con qué temperaturas se van a encontrar, qué vientos se van a producir y en qué dirección (esto ayuda mucho a las fumigaciones).

-¿Cuál es el modelo de negocios que aplican?

-Hoy la empresa se financia a través de los aportes de empresas ligadas al agro. Hace seis meses atrás estamos probando diferentes alternativas de modelos de negocios, entre ellos realizar un servicio premium con un valor de US$5 por mes, el cual no tuvo buenos resultados, debido al bajo nivel de suscripciones. En la cultura del agro no están acostumbrados a pagar por tecnología digital, pese a que sí hay gastos para tecnología de semillas o insumos.

-Entonces, ¿cómo dieron vuelta la situación?

-Nos dimos cuenta que existía una barrera cultural muy importante con respecto a ver la real utilidad de la tecnología digital en áreas un poco reticentes. Por ende, decidimos dejar la aplicación totalmente gratuita para los productores y seguir acumulando una gran cantidad de usuarios y que la industria (los bancos, las aseguradoras y las empresas que venden insumos) paguen por esta aplicación. En resumen, le cobramos a la industria y no al productor.

-¿Qué destino tiene esa gran recolección de datos que están recibiendo?

-Tocaste un punto muy importante. Las empresas agropecuarias invierten en nosotros porque ven nuestro valor no solo en el modelo de negocios, sino en la capacidad de valor de obtener los datos masivos en una industria donde agrupar esta información siempre ha sido muy difícil. Para darte una idea, empresas agropecuarias como Monsanto (Bayer), envían a gente a los campos; 300 agentes recorren el mundo del agro viendo qué pasa en cuanto a lluvias, napas, granizos, heladas, y eso tiene un costo enorme. Por ello, nuestra solución se aprovecha como una herramienta digital con la idea de armar reportes y analítica de lo que está pasando en el mercado.

-¿Pretenden consolidar su dominio en Latinoamérica y expandirse a otros continentes?

-Nuestro mercado, desde un inicio, siempre fue Latinoamérica. Si bien en EE.UU. tenemos algunos productores que hoy utilizan nuestra aplicación, no es nuestro target, ya que en el mercado norteamericano, a diferencia de nuestra región, la información es muy veraz; caso parecido es de Europa, por lo cual Latinoamérica es el mercado a atacar.

Pese a eso, también estamos analizando entrar a mercados como India, con poca infraestructura climática. Hoy en Latinoamérica cubrimos casi todos los países. En México, últimamente, estamos creciendo mucho; en Chile también con lo que son los viñedos y la agricultura intensiva... Hoy somos hoy la aplicación más usada en toda Latinoamérica para a la industria del agro en reportes climáticos y queremos ir por más.