Detroit, EE.UU. General Motors Co reportó este martes resultados trimestrales mejores a lo esperado debido a que el recorte de costos y precios más altos de vehículos contrarrestaron un declive de dos dígitos en los volúmenes de ventas en Estados Unidos.

La automotriz dijo que espera que 2018 sea un año sólido, tanto a nivel global como en América del Norte, lo que hacía que sus acciones subieran más de un 1%.

GM reportó una pérdida de US$4.900 millones, o US$3,46 por acción, comparado con una ganancia de US$2.100 millones, o US$1,36 por papel, en el mismo periodo del año anterior.

Excluyendo ítems extraordinarios, GM reportó ganancias por acción de US$1,65, frente a los US$1,38 esperados por analistas.

El margen antes de impuestos de la automotriz global con sede en Detroit subió a 8,2% en el trimestre, que se compara con el 6,5% registrado en el mismo trimestre de 2016, gracias a recortes de costos y precios más altos de sus vehículos utilitarios deportivos y camionetas, más populares y de mayor margen, en América del Norte.

Los ingresos de GM en el trimestre bajaron a US$37.700 millones desde US$39.900 millones un año antes, aunque más que los US$36.600 millones proyectados por analistas.

En declaraciones a periodistas, el director financiero de GM, Chuck Stevens, dijo que pese a la reciente volatilidad en el mercado bursátil debido a preocupaciones de que la economía estadounidense pueda estar sobrecalentándose, el mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos "no está muy preocupado por la inflación."

"Nuestro pronóstico se basa en el crecimiento continuo de la economía de Estados Unidos", comentó Stevens, y agregó que GM prevé que las tasas de interés en el país suban 75 puntos básicos en 2018.

El margen antes de impuestos de la automotriz global con sede en Detroit subió a 8,2% en el trimestre, que se compara con el 6,5% registrado en el mismo trimestre de 2016, gracias a recortes de costos y precios más altos de sus vehículos utilitarios deportivos y camionetas, más populares y de mayor margen, en América del Norte.

La empresa observó que los resultados mejoraron en todos los segmentos y que su negocio en Sudamérica volvió a generar lucro en la segunda mitad de 2017.

La automotriz dijo que registrará una pérdida trimestral por un cargo no monetario de US$7.300 millones relacionado con activos por impuestos diferidos, pero excluyendo ítems informó ganancias muy por encima de las expectativas de Wall Street.