Pasar al contenido principal
Marina Golf Rapel inaugura en Chile sistema de compra para lujosas viviendas de descanso
Viernes, Enero 8, 2016 - 11:23

Bajo el concepto de "propiedad fraccionada" el condominio chileno de alta gama señala que esta forma reduce los costos para el comprador.

Conocido en el mundo como "fractional ownership", el modelo de "propiedad fraccionada" que presenta el condominio de lujo chileno Marina Golf Rapel se basa en el acceso garantizado a una residencia de lujo por un período de varias semanas o meses, a elegir cada año, con la certeza jurídica de ostentar un título de propiedad que garantiza la inversión.

Marina Golf Rapel es un proyecto turístico-inmobiliario que comprende 140 hectáreas, ubicado en la zona central de Chile, el que incluye variadas alternativas de deportes náuticos, arriendos de propiedades para el descanso y ahora el "fractional ownership".  

Según explica Rodrigo Mardones, socio-director de la marca, el nuevo sistema reduce los costos de compra de una segunda vivienda, "ya que el propietario paga realmente por lo que usa y reduce todos los gastos normales que implica una segunda vivienda, tales como habilitación, servicios básicos, mantenimiento, contribuciones, limpieza y seguros".

El ejecutivo explica que la idea es facilitar la dinámica del cliente cuando use su propiedad. "El modelo busca que se despreocupe de todo y disfrute al máximo su periodo de descanso; por eso, en el precio fraccionado se considera también la mantención anual que incluye los servicios de mucama, de hospitalidad, mantenimiento y acceso a servicios anexos y de entretención".

El proyecto inmobiliario destaca que el "fractional ownership" es una tendencia que despega a nivel mundial y que consiste en comprar un inmueble de lujo, equipado, amoblado y decorado y que, además, está emplazado en un destino turístico atractivo.

El sistema permite que el cliente tenga la opción de usar, prestar, arrendar, vender su propiedad o intercambiar a través del mundo sus "fracciones adquiridas" a través de una empresa estadounidense especializada en el intercambio vacacional.

Mardones asegura que comprar bajo este esquema resulta una inversión atractiva "porque el propietario no sólo comparte el costo de un inmueble para seis personas de 107 metros cuadrados, con terrazas, sino que también se hace cargo sólo de una parte del mantenimiento y servicios hoteleros asociados, entre los que se incluyen restaurant, bar, conserje, room service, house keeping, seguridad, canchas de golf, guardería naútica, muelle náutico, piscina, cancha de tenis, paseos de trekking y todo el mantenimiento asociado".

El ejcutivo subraya que la opción "permite una oportunidad de compra inteligente, pagando por lo que realmente se utiliza, agregando altos estándares de calidad mediante atención hotelera como parte del servicio ofrecido y con las amenidades de un complejo de lujo. Todo esto bajo un régimen de propiedad que cuenta con escritura pública y seguros”, precisa.
 

Autores

LifeStyle