Buenos Aires. El peso, la bolsa y los bonos de Argentina se recuperaban parcialmente el martes de un derrumbe temprano tras el anuncio de que el país está buscando financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), luego de que medidas recientes no lograron aplacar la alta volatilidad de los mercados locales.

Argentina ha iniciado conversaciones con el FMI para obtener una línea de apoyo financiero, dijo el presidente Mauricio Macri, en un intento de llevar confianza a inversores que hace días están vendiendo activos del país.

El periódico local Clarín dijo que Argentina buscaría financiamiento por al menos US$30.000 millones. Funcionarios del Gobierno y un portavoz del FMI no quisieron comentar el monto y las condiciones del financiamiento.

"El anuncio con el FMI tiene que ser lo suficientemente fuerte como para 'shockear' al mercado, estabilizar los mercados", dijo Federico Furiase, economista del Estudio EcoGo.

El riesgo país de Argentina, medido por la banca PJ.Morgan, trepó a los 485 puntos básicos más temprano, en medio de la huída de los mercados financieros domésticos, pero se reacomodó a la zona de las 465 unidades tras el anuncio de Macri.

En medio de una baja general de otras monedas de la región, el peso cedía un 2,5% a 22,50/22,53 unidades a las 14.30 hora local (1730 GMT), luego de tocar un mínimo de 23,5 unidades por dólar más temprano, cuando se desplomaba un 6,5%.

El peso había alcanzado por primera vez en la historia las 23 unidades el jueves pasado, un día antes de que el Banco Central subiera con fuerza su tasa referencial a un 40% para calmar las plazas financieras.

La persistente devaluación del peso en las últimas semanas a pesar de reiteradas alzas de la tasa de política monetaria del Banco Central también llevó al Gobierno a bajar su meta de reducción del déficit fiscal este año, para mostrar a los inversores su compromiso con el ajuste de las cuentas públicas.

Sin embargo, luego de una recuperación parcial de indicadores financieros el viernes y en el inicio de la sesión del lunes, los mercados locales retomaron la senda bajista y el martes siguieron con pérdidas.

Los bonos extrabursátiles argentinos llegaron a ceder el 1,2% en promedio, para luego caer un 0,4%. Las tasas interbancarias saltaron hasta 500 puntos básicos a un 39% anual, para posteriormente bajar levemente, dijeron operadores.

El principal índice bursátil, el Merval, llegó a caer un 5,3% pero luego recortó su caída a un 1,9%.

"Es un día que mete miedo", dijo un experimentado operador cambiario que pidió anonimato, al tiempo que recordaba otras corridas financieras en Argentina durante las últimas décadas.

El riesgo país de Argentina, medido por la banca PJ.Morgan, trepó a los 485 puntos básicos más temprano, en medio de la huída de los mercados financieros domésticos, pero se reacomodó a la zona de las 465 unidades tras el anuncio de Macri.

La autoridad monetaria publicará el martes, al cierre de los mercados, un nuevo comunicado de política monetaria.

"Serán importantes las señales del Banco Central respecto de la inflación en abril, y el potencial impacto de la depreciación del peso y acerca de la evolución de los precios en los primeros días de mayo", afirmó la consultora Delphos Investment.

Agentes cambiarios coinciden en que la volatilidad de los mercados argentinos continuará al menos en el corto plazo debido a la incertidumbre de los inversores.