México D.F. Al menos 13 personas fueron encontradas muertas este sábado en los alrededores del balneario turístico mexicano de Acapulco, producto de varios incidentes violentos que incluyeron la ejecución de cinco policías y cuatro decapitaciones por presuntos sicarios del narcotráfico.

Cinco policías de Acapulco, un popular destino vacacional para el turismo local y extranjero, fallecieron en las primeras horas del sábado tras un sorpresivo ataque mientras realizaban sus recorridos de vigilancia, dijo la Secretaría de Seguridad Pública del violento estado de Guerrero, en un comunicado.

Más tarde en la madrugada, las autoridades encontraron en dos sucesos separados los cuerpos de ocho personas baleadas, cuatro de ellas decapitadas y dos atadas de manos.

La violencia ha crecido en todo el país en momentos en que bandas rivales del narcotráfico luchan por el control de las rutas del comercio ilícito.

En junio del año pasado, 18 personas murieron en un tiroteo entre pandillas y militares en Acapulco, famoso por sus aguas cálidas en la costa del Pacífico.

El presidente mexicano Felipe Calderón encabeza una cruzada en contra de la violencia, que ha dejado unos 19.000 muertos desde que asumió el Gobierno en el 2006.