La Paz. La telefonía móvil en Bolivia creció de forma sostenida en los últimos 10 años. La penetración del servicio llega al 65%, es decir, por cada 100 habitantes hay 65 líneas celulares. Entre diciembre del 2009 y junio de este año, la cantidad de usuarios se incrementó en 105,3%.

En 1996, cuando la telefonía móvil llegó al país, se contaba sólo con 33.400 líneas. Datos de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) muestran que cuatro años después, el 2000, la cifra aumentó a 582.620.

Desde entonces, el crecimiento en el número de líneas móviles fue constante y superior al 100% cada año, según las estadísticas del órgano regulador. En diciembre del 2009, sumaban 6.464.390 y a junio de este año se incrementaron a 6.807.725 (105,3%).

En cuanto a la penetración del servicio, “el promedio nacional está por encima del 65%, hay 65 líneas celulares por cada 100 habitantes”, informó el jefe de la Unidad Técnica Económica de la Dirección de Telecomunicaciones de la ATT, Weimar Quiroga, en entrevista con La Razón.
El funcionario precisó que Oruro tiene el índice más alto (81%), seguido de Santa Cruz (71%), La Paz (69%) y Tarija (66%).

“La penetración del servicio celular en países más desarrollados está por encima del 100%, hay más líneas por habitantes. El techo que todos los países se proponen es que haya una línea por habitante”, señaló.

El gerente de Asuntos Corporativos de la empresa telefónica Tigo, Horacio Romanelli, atribuyó el crecimiento a tres factores: “La evolución del precio ha hecho accesible el servicio a mucha gente. La tecnología, al ser móvil, hace que sea muy conveniente para muchas personas, que la usan como una herramienta cotidiana. Finalmente, existe una expansión permanente de la cobertura”, afirmó el ejecutivo.

El vicepresidente de Marketing de Viva, Luis Alvéstegui, coincidió en que el factor precio es la principal razón de la expansión de la telefonía celular. “Acceder a una línea fija costaba hasta hace poco US$1.500; en cambio para acceder a un teléfono (móvil) prepago muy básico se requieren US$20 y lo puedes llevar a cualquier lugar”, complementó.

Según Quiroga, el costo del servicio prepago, que agrupa al 95% de los usuarios, es en promedio de Bs 1,50 el minuto. En pospago, añadió, se tienen “tarifas preferenciales” porque el consumo promedio es más elevado. Esto hace que los clientes de ese sistema, aunque representen sólo 5% del total de abonados, tengan una participación de entre 15 y 25% en los ingresos de las empresas.

A partir de este mes, la tarifa en horario normal no puede estar por debajo de Bs 0.80 el minuto, que es el costo de interconexión. Así lo dispone el Decreto Supremo 29674.

Quiroga sostuvo que la telefonía de larga distancia presenta “un tráfico sostenido, pero no tan significativo como el de la telefonía móvil. Su curva de tendencias es más plana”. En cuanto a la telefonía local, “su crecimiento es muy bajo”, afirmó. Atribuyó el hecho a las limitaciones técnicas y de demanda que registran las cooperativas del rubro.

Según la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), Entel tiene la mayor cobertura de telefonía móvil y en el segundo lugar está Tigo.

La Paz y Santa Cruz concentran la mayor cantidad de usuarios de telefonía móvil en el país. En cada región existen más de dos millones de abonados; es decir, mitad de la cifra total, que asciende a 6,8 millones a junio.

“La Paz y Santa Cruz han estado compitiendo en el crecimiento del mercado y están muy cerca el uno del otro. A junio, la cantidad (de usuarios que tienen) es la misma; estamos hablando de más de dos millones para cada uno, poco más de la mitad de la cantidad total de usuarios”, informó el jefe de la Unidad Técnica Económica de la Dirección de Telecomunicaciones de la ATT, Weimar Quiroga.

Añadió que Cochabamba tiene alrededor de un 1.200.000 abonados y que en el resto de las regiones (Tarija, Sucre, Oruro y Potosí) el número está por debajo de 400.000. En Beni y Pando la cifra es aún menor.