Bruselas. Anheuser-Busch InBev, la mayor cervecera del mundo, aumentó sus ganancias un poco más que lo esperado, luego de que compensó unos volúmenes más bajos de cerveza con aumentos en los precios.

La ganancia estructural (EBITDA) creció un 11,1% sobre una base comparable a US$3.970 millones en el primer trimestre. Eso se compara con un pronóstico promedio de US$3.930 millones en un sondeo de Reuters entre analistas.

Los volúmenes generales disminuyeron en un 1,2%, principalmente por una una caída de un 6,0% en las ventas a mayoristas en Estados Unidos. Esto se debió a una gran aceleración en las ventas en el mismo período del año anterior para reforzar los inventarios antes de unas negociaciones sindicales.