Bruselas. La cervecera Anheuser-Busch InBev espera reducir su fuerza laboral combinada en cerca de un 3% después de que adquiera a su rival SABMiller, según documentos de la compra publicados el viernes.

Eso representaría unos 5.500 puestos de trabajo, según una fuente con información de la oferta.

AB InBev busca lograr ahorros antes de impuestos de al menos US$1.400 millones por año en los cuatro años posteriores a la finalización de la compra gracias a una mayor eficiencia, compartir las mejores prácticas y eliminar las duplicaciones en las sedes corporativas y regionales.

SABMiller emplea a unas 70.000 personas y AB InBev a más de 150.000, aunque la fuerza laboral combinada del grupo será menor debido a desinversiones previstas, principalmente en Europa.

El fabricante de Budweiser, Stella Artois y Corona espera que los despidos se realicen en un lapso de tres años.

SABMiller emplea a unas 70.000 personas y AB InBev a más de 150.000, aunque la fuerza laboral combinada del grupo será menor debido a desinversiones previstas, principalmente en Europa y en empresas conjuntas en Estados Unidos y China.

La mayor cervecera del mundo aún requiere que los accionistas de SABMiller aprueben su oferta de 45 libras esterlinas por acción junto a una propuesta alternativa de efectivo y acciones que valora a la compañía en 78.400 millones de libras (US$103.610 millones). Los accionistas votarán en una junta el 28 de septiembre.