El consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, confía en que Bolivia ofrezca "una solución económica razonable" por la expropiación de Sabsa, filial del grupo de infraestructuras (90%) y también participada por Aena (10%).

En la rueda de prensa previa a la junta de accionistas de la compañía, Reynés ha reiterado que Abertis respeta "cualquier decisión del país de expropiar cualquier activo", aunque pide que esta expropiación se haga "al precio adecuado".

"Nos hemos puesto a disposición del gobierno boliviano y del español para buscar una solución económica razonable", ha señalado Reynés.

El grupo Abertis reclama US$90 millones al gobierno boliviano por la expropiación de Sabsa, que es la suma total de lo que ha perdido más lo que faltaría por recuperar de acuerdo con el contrato de concesión.

Reynés ha recordado que el gobierno boliviano congeló las tarifas de los aeropuertos desde el año 2001 y ha subido los salarios por decreto un 140% desde el 2005.

Para justificar la expropiación, el gobierno de Evo Morales explicó que Sabsa no había hecho suficientes inversiones para ampliar los aeropuertos en El Alto (La Paz), Cochabamba y Santa Cruz, los principales del país, y arremetió contra los "sueldos exorbitantes" que percibían los ejecutivos.