Caracas. Los repetidos incendios que se están presentando en las distintas instalaciones de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) dentro y fuera del país, pasarán factura a las cuentas de la empresa estatal, sobre todo si se toma en cuenta que los tres últimos accidentes se han producido en terminales y refinerías que afectan directamente el envío de barriles de crudo.

El cierre hasta nuevo aviso de la terminal de Bonaire impactará sobre 12 millones de barriles de crudo y derivados almacenados que se usan para despachar hacia China y Estados Unidos.

La agencia Reuters reportó que hasta que no culmine la investigación sobre las causas del incendio ocurrido la semana pasada, los despachos estarían paralizados. El reinicio de las actividades podría prolongarse un tiempo mientras las autoridades aclaran las causas del fuego que afectó dos de los 23 tanques, las razones de la falta de equipos suficientes para atender la contingencia y los daños en el ecosistema de la isla, dice la agencia.

Pese a la paralización de la refinería de Cardón y Bonaire, el especialista y consultor en materia petrolera, Diego González dice que la producción venezolana continúa en pie, pero la refinación será el área que se verá afectada en las cuentas de la estatal petrolera.

"Los incendios afectan la refinación y la venta de productos. Pdvsa cuenta con mucho almacenamiento de petróleo, por ello la producción no se afecta", dice.

El impacto sobre la refinación, sin embargo, influye sobre las ganancias de la empresa, explica González, pues al no contar con productos y derivados qué exportar tampoco contará con ingresos por este tipo de cuentas.

"Por supuesto que se reducirán las ganancias, porque cae la oferta petrolera, y a su vez la factura, por consiguiente los ingresos son menores, y la recaudación fiscal petrolera también será menor", agrega por su parte el especialista petrolero Rafael Quirós Serrano.

Faltan inversiones. "Estas cosas no sucedían en Pdvsa, pero son tres las razones por las que con seguridad continuarán pasando: no hay las inversiones necesarias en las instalaciones, no hay inversión de nuevos equipos y el personal no está lo suficientemente capacitado", advirtió Diego González.

Los temas claves, que a juicio de González Pdvsa debe resolver inmediatamente, son el mantenimiento preventivo y el cumplimiento de las normas de seguridad en las instalaciones petroleras.

"La empresa no hace las inversiones que debe hacer, es decir adquirir nueva tecnología", dice el consultor. En esto le acompaña Quirós Serrano, quien dice que la carencia de inversiones en los últimos tres años, es la causa principal de los incendios. "A su vez, esto impacta sobre las futuras ganancias de la empresa".

Quirós Serrano recordó que a la fecha Pdvsa cuenta con 80 taladros, cuando debería tener más de 140. "A Pdvsa le faltan equipos de punta de todo tipo", agregó.

Falta de talento. Los especialistas del tema petrolero son generalmente comedidos al hablar sobre sus colegas. Pero la serie de accidentes de este año, les ha hecho anunciar y advertir en variadas oportunidades que el personal de Pdvsa está realizando un trabajo deficiente.

"En los últimos años a Pdvsa no ha ingresado el personal con los mejores credenciales" dice Rafael Quirós Serrano, comenta que la experiencia y la preparación del Recurso Humano actual de la empresa petrolera no es la ideal.

"En Pdvsa se acabó el know how. Pocos saben cómo actuar en un accidente, mucho menos cómo prevenirlo", dice González.

Advierte el analista que la empresa deberá "poner el ojo" sobre gerencia de Producción, Control y Prevención de Pérdidas, área responsable, en buena medida, de la deficiente gestión en los tanques, refinerías y terminales de Petróleos de Venezuela, según su opinión.