Sao Paulo. Las acciones del gigante de los alimentos Brasil Foods se hundían este martes por especulaciones de que el regulador brasileño de la libre competencia podría poner obstáculos a la fusión que creó la firma, que es la mayor exportadora avícola mundial.

El periódico O Estado de S. Paulo citó a un fiscal del Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) afirmando que aconsejaría a la entidad imponer condiciones más duras que las recomendadas anteriormente por otras agencias oficiales.

El fiscal, Gilvandro de Araujo, dijo al periódico que las recomendaciones previas no serían suficientes para impedir que Brasil Foods dañe la competencia en el mercado local de alimentos procesados.

Según el informe, Brasil Foods podría ser forzado a vender una de sus dos marcas principales. Recomendaciones previas incluyeron solicitar a la compañía que arrendara algunas operaciones menores a sus competidores.

Las acciones de Brasil Foods llegaron a caer un 6,9% intradiario a US$47,4 (29,65 reales), durante los primeros negocios del martes, su mayor declive desde al menos el 18 de noviembre del 2008.

"La recomendación fue una gran sorpresa para nosotros (...) y (el mercado) no parece estar incluyendo en el precio los riesgos relevantes respecto a la fusión", escribió Ricardo Boiati, analista de bienes de consumo de la unidad de banca de inversión del privado Banco Bradesco.

Brasil Foods se formó después de que el gigante alimenticio Perdigao compró a su rival Sadia en junio del 2009.

Sadia casi quebró luego de informar de miles de millones de dólares en pérdidas vinculadas con derivados tras la crisis financiera del 2008.

Los inversores, optimistas por los ahorros de costos por unos 4.000 millones de reales (US$2.500 millones) que generaría la fusión, han impulsado las acciones un 14% este año.