Santiago. Las acciones de la minorista chilena La Polar, hundida en el mayor escándalo financiero del país en años, siguieron en picada este martes, en el inicio de un plan de compensación de la firma a sus clientes afectados por créditos unilateralmente refinanciados.

Los títulos de la compañía cerraron la jornada con una caída del 13,7%, a 460 pesos por acción, luego de que en la sesión previa se derrumbaron más del 63%.

Con ello, los títulos de la minorista acumulan un retroceso del 80% desde hace dos semanas, cuando explotó el caso, lo que equivale a una pérdida en su valor bursátil cercana a los US$1.000 millones.

El caso se develó después de que La Polar admitió ante reguladores locales que refinanció en los últimos años créditos de cientos de miles de clientes sin consultarlos y aplicándoles altos intereses.

La crisis de La Polar se agudizó este lunes con la renuncia de su presidente y por el acuerdo de todos los directores de la firma de poner su cargo a disposición ante una próxima junta de accionistas.

La Polar tendrá que separar cerca de US$1.000 millones para cubrir deudas incobrables y, además, está intentando compensar con un criticado plan a sus clientes.

"Les debía aproximadamente 80.000 pesos y en este momento están cobrando a casi 500.000 pesos y la repactación me la dejan en casi 300.000 pesos", dijo el cliente Edwards Acevedo, a la salida de unas tiendas de La Polar.

"No sé donde está lo que ellos quieren solucionar. Yo les voy a cancelar, pero no les voy a pagar esa cantidad de dinero", agregó.

La firma anticipó que el plan de compensación será un "proceso complicado".

En paralelo, miles de clientes optaron por no renegociar con la empresa y seguir adelante con una demanda colectiva patrocinada por la oficina gubernamental Servicio Nacional al Consumidor (Sernac).

Bajo presión. El futuro de La Polar y de sus acciones podría comenzar a dilucidarse este miércoles, con una junta de accionistas que decidirá, entre otras materias, un vital aumento de capital por hasta US$400 millones, fondos con los que la firma buscaría aliviar su delicada situación financiera.

"Pensamos que (la acción) va a seguir volátil mientras no haya cosas concretas. Hasta el momento sólo se ha conocido la compensación a los clientes, pero hay que ver qué pasa con la reestructuración de la empresa, que es un camino paralelo", dijo Elizabeth Palma, analista de la correduría Tanner.

Sin embargo, no está claro si las Administradoras de Fondos de Pensiones aceptarán la propuesta del aumento de capital, tras haber iniciado demandas ante la justicia.

Pese a la envergadura del problema, el Banco Central ha dicho que no está en riesgo la estabilidad del sistema financiero chileno y que sus implicancias sobre el sistema de pagos son acotados.

En un encuentro ante empresarios, el presidente del Banco Central, José De Gregorio, comentó que más allá de los delitos asociados a este caso, las prácticas utilizadas por la firma "son tremendamente inmorales" y deberían llevar hacia una reflexión sobre cómo fortalecer la fiscalización.