Las acciones de la compañía petrolera Halliburton Co caían con fuerza el martes, después de que pronosticó menores ingresos en áreas de negocio clave en el primer trimestre, opacando una sólida ganancia trimestral y un compromiso de reducción del gasto en 2019.

Los clientes en Norteamérica, el mayor mercado de Halliburton por ingresos, comenzaron a prescindir de algunos servicios de perforación el año pasado por cuellos de botella en el transporte en la mayor región productora de Estados Unidos y después de que los precios del crudo cayeron con fuerza en el cuarto trimestre.

El exceso de oferta de crudo y preocupaciones sobre una desaceleración económica mundial han hecho caer los futuros del crudo en Estados Unidos en cerca de un 30% desde octubre, hasta en torno a los US$53 por barril.

La firma anticipó un declive de ingresos en la parte media o alta de un solo dígito en sus divisiones de Término y Producción y de Perforación y Evaluación el próximo trimestre.

Halliburton dijo que reducirá en casi un 20% su presupuesto de gasto en capital en 2019, hasta los US$1.600 millones. Estas reducciones podrían ampliarse si las condiciones del mercado empeoran, dijeron ejecutivos en una teleconferencia sobre los resultados del cuarto trimestre.

La semana pasada, la empresa rival Schlumberger dijo también que gastará menos en 2019, una decisión que ayudó a que sus acciones repuntaran más de un 6%. No obstante, los papeles de Halliburton perdían un 6,4%, a US$30,15, el martes.

Aunque Halliburton superó las expectativas de ganancias, analistas de Wall Street preguntaron al presidente ejecutivo, Jeff Miller, sobre la falta de retornos a los inversores del sector servicios petroleros, que lucha por recuperarse tras el desplome de los precios del crudo en 2014. El precio de las acciones de Halliburton cayó en diciembre a su nivel más bajo desde 2010.

La firma con sede en Houston dijo que el ingreso en Norteamérica cayó cerca de un 2%, a US$3.300 millones, en comparación con el año anterior y perdió cerca de un 11% frente al tercer trimestre. Las ventas internacionales treparon a US$2.600 millones, por encima de los US$2.500 millones en el año previo.