Sao Paulo. Las acciones de JBS SA, la mayor compañía exportadora de carne vacuna del mundo, se hundieron este martes después de que fiscales brasileños exigieron que Joesley Batista abandone su cargo como jefe del holding controlador de la empresa, J&F Investimentos SA.

Los papeles ordinarios de JBS bajaron hasta 6,2% a 11,29 reales en la bolsa de Sao Paulo, antes de recortar pérdidas y operar con una baja de 0,66% a las 1414 GMT, siendo los papeles de peor desempeño del índice referencial brasileño Bovespa.

Los fiscales alegan que Batista y José Carlos Grubisich Filho, el presidente ejecutivo de la productora de pulpa de celulosa Eldorado Brasil -también controlada por J&F- violaron un acuerdo relacionado con una investigación sobre fraude en los fondos de pensiones de empresas controladas por el Estado.

Los fiscales pidieron a un magistrado que reimponga medidas preventivas contra ambos ejecutivos y solicitaron a la corte que bloquee hasta 3.800 millones de reales (US$1.200 millones) en activos combinados.

La investigación es parte de una serie de pesquisas sobre casos de corrupción en las esferas políticas y de negocios de Brasil, que han sacudido a la mayor economía de América Latina y provocaron inestabilidad política.

En septiembre pasado, un juez federal ordenó que Batista y su hermano Wesley Batista, que dirige JBS, fueran suspendidos de sus cargos como ejecutivos de negocios, quedaran marginados de los mercados de capitales y fueran despojados de sus pasaportes, bajo pena de ir a la cárcel por incumplimiento.

Una semana después, los Batista acordaron depositar 1.520 millones de reales en garantías para revocar la decisión judicial, lo que les permitió regresar a sus cargos.