Londres. Xstrata dijo que sus accionistas votarán el 7 de septiembre sobre la venta de la minera por US$26.000 millones a Glencore, dando al operador de materias primas e inversor rival Qatar Holding seis semanas para elaborar un acuerdo sobre los términos de la oferta.

Una votación programada inicialmente para julio fue pospuesta después de que reclamos de accionistas forzaron a Xstrata el mes pasado a hacer una revisión de paquetes de retención de sus principales directivos.

Los accionistas objetaban que los paquetes principalmente en dinero en efectivo no se correspondían con el rendimiento.

Pero una votación el 7 de septiembre también dará a la comercializadora global de materias primas Glencore -mayor accionista de Xstrata- más tiempo para llegar a acuerdo con el fondo de riqueza soberano de Qatar, que está exigiendo mejores términos.

Eso ha aliviado especulaciones de que el actual estancamiento entre ambos podría congelar el acuerdo.

Aunque la fecha de septiembre todavía es movible, fuentes cercanas al caso y analistas dijeron que establecía una suerte de plazo y una meta para las negociaciones entre Glencore y el fondo soberano de riqueza de Qatar, que posee el 11% de la minera.

Qatar, el segundo mayor accionista de Xstrata, reafirmó la semana pasada su exigencia a Glencore para mejorar su oferta a 3,25 nuevas acciones por cada una que posee de Xstrata, desde su oferta de 2,8 acciones.

Por su parte, Glencore ha señalado que podría abandonar sus intenciones.

Bajo las reglas de adquisición, Glencore tiene hasta dos semanas antes de la fecha de votación, más o menos hasta el 24 de agosto, para modificar los términos de su oferta. Una maniobra de última hora es posible, aunque provocaría otra postergación de la fecha.

Los propios accionistas de Glencore también votarán el 7 de septiembre.

Xstrata, que fue atrapada en una "primavera accionaria" que generó una protesta de accionistas por pagos en diferentes sectores, dijo este miércoles que su nueva retención de paquetes para sus principales directivos sería sólo en papeles y dependería de que los ejecutivos lograran un ahorro extra de US$300 millones en costos, más allá de las sinergias planeadas.

Xstrata dijo también que seguía esperando que la fusión se produjera en el cuarto trimestre del año.

Revisiones antimonopolios seguían avanzando, según la minera, con un proceso en curso en China y Sudáfrica y discusiones constructivas con la Unión Europea con miras a una notificación formal esperada para las próximas semanas.

Por otra parte, Glencore anunció este miércoles que compraría las operaciones europeas de ferroaleaciones de manganeso a la minera brasileña Vale por US$160 millones, insertándose en la producción de un ingrediente clave en la fabricación de acero.