Santiago de Chile. Un total de cinco aceites chilenos ganaron el premio al mejor aceite de oliva del hemisferio sur en diferentes categorías, otorgado por el prestigioso certamen europeo Sol d'Oro que por primera vez tiene lugar en un país de esta latitud.

"Inia Intihuasi" y "Sol Oro", dos de los cinco aceites galardonados, producidos por pequeños productores de Vichuquén y La Serena, han sido reconocidos con la medalla de oro en las categorías "Frutado Ligero" y "Frutado Intenso" por el "equilibrio" y "armonía" de su sabor, según informó Mario Giorgetti, responsable del concurso Sol d'Oro.

Se trata, según Giorgetti, de unos aceites "competitivos" a nivel mundial, seleccionados por un jurado internacional entre un total de 71 muestras provenientes de ocho países diferentes del hemisferio sur como Uruguay, Argentina o Sudáfrica.

Los aceites chilenos "Olave noche lava", "Aceite de Leyda Premium" y "Alonso Chile" también fueron premiados en las categorías de "Frutado ligero", "Frutado medio" y "Frutado Intenso", respectivamente.

Esta edición del concurso, que desde hace 12 años se celebra anualmente en la ciudad de Verona (Italia), se dirige a los aceites de oliva extra virgen del Sur del Mundo y pretende poner en el mapa olivícola la producción de este hemisferio.

"La celebración de este concurso permite catar los aceites del hemisferio sur justo después del momento de su producción", señaló Giorgietti quien aseguró que hasta este momento los aceites de esta parte del mundo "a pesar de quedar bien posicionados en el prestigioso concurso de Verona, nunca ganaban porque no llegaban frescos".

Aunque el aceite de oliva producido en el hemisferio sur carece de un sabor característico, José Mingo, presidente de Panel Cata Chile, aseguró que las buenas posiciones obtenidas por el aceite de esta parte del mundo en el certamen de Verona, "ha sido la razón por la que se ha decido exportar el concurso".

A partir de este año, el concurso se celebrará anualmente e itinerará por distintos países del hemisferio sur con la intención de "dar visibilidad" a las producciones de estas latitudes.

Según los organizadores, la celebración de este certamen ha ofrecido la "oportunidad de mostrar al mundo la calidad de los aceites de este país", de donde procedían el 60 % de las muestras presentadas en el concurso.

Una industria que se ha desarrollado desde hace más de un centenar de años en Chile pero que durante los últimos 20 años ha experimentado un gran crecimiento, pues, según Mingo, hoy día se producen "17 millones de litros de aceite de oliva que se exportan por un valor de US$45 millones".

No obstante, la cantidad de aceite de oliva consumido por el chileno al año (700 gramos) aún dista mucho de los 13 litros anuales que puede llegar a consumir un italiano o un español.