El acondicionamiento de lanas que efectúa Uruguay es visto como un modelo a seguir por parte de Brasil, destacó el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana, Joaquín Martinicorena, en tanto observaba la jura de la raza Ideal en la Expointer.

La autoridad agregó que durante la jornada de este martes uno de los mayores industriales de San Pablo, Ângelo Siracusa, propietario de Lanobrasil, elogió cómo interactúan armónicamente en Uruguay cabañeros, productores, empresas de esquila e industriales.

En Uruguay, el 44% de la lana se acondiciona en forma óptima y obtiene la grifa verde, pero en Brasil incluso considerarían un enorme progreso avanzar en un acondicionamiento no tan evolucionado, que se identifica en Uruguay con grifa celeste.

Esa diferencia en la calidad del acondicionamiento permite que el productor uruguayo logre por su lana un precio de entre 20% a 30% mayor que el que obtienen sus colegas brasileños.

Brasil es un mercado que paga mejor por la carne, US$2 por kilo peso vivo para el cordero, contra US$1,60 en Uruguay.

En Brasil es frecuente la invitación a expertos uruguayos para que orienten a los productores con sus juras y se incrementa, año a año, la importación de reproductores y semen, realidad válida para Corriedale, Ideal, Merino Australiano y Texel, por ejemplo, al percibirse a la genética uruguaya como mejoradora de carcasas y afinadora de fibras.