Sao Paulo. Acreedores brasileños del conglomerado Odebrecht SA están liderando los esfuerzos por vender la unidad ferroviaria del grupo Supervia Concessionaria de Transporte Ferroviario SA, mientras los bancos presionan al grupo para acelerar ventas de activos, dijeron tres personas con conocimiento del tema.

Odebrecht, una empresa salpicada por escándalos de corrupción, contrató a Banco BTG Pactual SA como asesor hace meses para vender Supervia, agregaron las fuentes, que pidieron anonimato porque las conversaciones son privadas.

Pero la imposibilidad de alcanzar un acuerdo con potenciales compradores después de conversaciones con inversores hicieron que acreedores como Itau Unibanco Holding SA y Banco Bradesco SA interfirieran y se sumaran a los esfuerzos por vender la compañía a través de sus unidades bancarias de inversión.

El mes pasado, la unidad de construcción de Odebrecht no logró pagar US$144 millones en bonos y dijo que la casa matriz Odebrecht SA sigue negociando con Bradesco e Itaú para recibir nuevos préstamos para hacer el reembolso dentro del período de gracia de 30 días.

La unidad de construcción de Odebrecht no logró pagar US$144 millones en bonos y dijo que la casa matriz sigue negociando con Bradesco e Itaú para recibir nuevos préstamos.

Las conversaciones para los nuevos préstamos continúan, dijeron las fuentes, y los bancos sostienen que el programa de ventas de activos de Odebrecht está desarrollándose más lento de lo esperado. El fracaso para vender Supervia fue visto por los bancos como un ejemplo de la demorada venta de activos.

Odebrecht sólo ha recibido US$7.000 millones de los US$12.000 millones en acuerdos anunciados, principalmente debido a obstáculos legales para cerrar los pactos en países como Perú. Pero los acreedores dijeron que ese no era el caso con Supervia.

El fondo soberano de Emiratos Árabes Unidos Mubadala Development Co PJSC negoció con Odebrecht a través de BTG durante meses, pero el conglomerado consideró la oferta demasiado baja.

Desde entonces, otros dos grupos mostraron interés en Supervia: Starboard Restructuring Partners y un grupo brasileño, RTM Brasil, formado por exejecutivos y respaldado por firmas no reveladas que querían financiar el acuerdo, dijeron dos fuentes.