Madrid. ACS, a través de la participada australiana de Hochtief, Leighton, en colaboración con otras firmas, se encuentra en uno de los dos consorcios preseleccionados para un contrato ferroviario en Australia valorado en 2.300 millones de euros (3.000 millones de dólares australianos).

El contrato se enmarca dentro del proyecto "North West Rail Link", puesto en marcha por el estado de Nueva Gales del Sur para enlazar la línea de ferrocarril convencional con las afueras al noroeste de Sydney, según datos oficiales.

Junto al consorcio en el que participa Leighton y su filial John Holland, entre otras empresas, el Ministerio de Transportes ha seleccionado también otro integrado por Bombardier y el fondo de infraestructuras Macquarie junto a más firmas.

El contrato incluye la construcción de ocho nuevas estaciones ferroviarias; la entrega de 4.000 plazas de aparcamientos; el suministro de los nuevos trenes de transporte, la construcción y la operación de mantenimiento.

Asimismo, los trabajos abarcan la instalación de pistas; los sistemas de señalización, mecánicos y eléctricos; la conversión al sistema de tránsito rápido y la operación de la North West Rail Link, incluyendo todos los trabajos de mantenimiento.

Las propuestas deberán presentarse a finales de año y está previsto que el contrato se adjudique en el tercer trimestre del próximo año.