Ciudad de México. El valor de las importaciones de combustibles de Petróleos Mexicanos (Pemex) se incrementó 34% entre un año y otro al cierre del 2017, con lo que fue superior en más de US$3.600 millones al valor de las exportaciones de petróleo, además de que la producción nacional de crudo cayó 9,5%, la de gas natural 12,5% y el volumen de elaboración de combustibles en las refinerías se redujo en 18%, según los indicadores de diciembre de la estatal.

La elaboración de petrolíferos como las gasolinas, diesel y combustóleo se ubicó en su peor nivel desde hace más de 25 años, rompiendo el piso del millón de barriles diarios en el promedio anual, para ubicarse en 917.750 barriles diarios en promedio, provocado por mantenimientos, cierres programados y los distintos incidentes naturales que afectaron principalmente a la refinería de Salina Cruz.

Así, el volumen de las importaciones de estos productos se incrementó en 16,5%, para ubicarse en 932.280 barriles por día, que representaron más de 50% de la demanda nacional de estos productos.

En valor, derivado de que los precios internacionales aumentaron casi US$10 por barril entre un año y otro, la importación de estos productos ascendió a US$23.651 millones, lo que representa un incremento de 20% en este gasto en comparación con el arranque del sexenio, en el 2012, y es 49,7% superior a la erogación que se realizaba en este rubro hace 10 años.

En contraste, el volumen de exportaciones de petróleo fue inferior en 20.000 barriles diarios en promedio en comparación con el 2016, para ubicarse en 1.174 millones de barriles por día, y aunque su valor se incrementó en 28% —impulsado por un mejor precio de la mezcla mexicana, que pasó de un promedio de US$42 a US$52 por barril en un año— se lograron ingresos de más de US$4..400 millones superiores a los del 2016.

El 2017 fue el año en que Pemex rompió también el piso de los 2 millones de barriles diarios en la producción petrolera, una extracción 23,5% inferior a la que se tenía en el arranque del sexenio.

Menor produccion. El 2017 fue el año en que Pemex rompió también el piso de los 2 millones de barriles diarios en la producción petrolera, que promedió al cierre del año en 1.948 millones de barriles diarios. Esta extracción es 23,5% inferior a la que se tenía en el arranque del sexenio y 38% menor a la de la estatal hace 10 años.

Según la Secretaría de Energía, con base en el plan quinquenal elaborado con predicciones de la Agencia Internacional de Energía, volver a niveles de 3 millones de barriles diarios en los próximos 15 años dependerá del éxito exploratorio de los privados que han ganado las rondas petroleras.

La extracción de gas natural estuvo a punto de romper su respectivo piso de 5.000 millones de pies cúbicos diarios, ubicándose en 5.068 millones de pies cúbicos al día, volumen 20% inferior al del arranque de esta administración.

Las importaciones de este hidrocarburo por parte de Pemex se redujeron en 8,6% entre un año y otro, ubicándose en 1.768 millones de pies cúbicos diarios, ya que el Centro Nacional de Control de Gas Natural puso en marcha la cesión de contratos de comercialización a terceros y asumió la gestión del Sistema Nacional de Gasoductos.

Sin embargo, Pemex gastó nada menos que US$2.469 millones, que representan un incremento anual de 18%, en importaciones de gas natural para satisfacer la demanda entre sus clientes, derivado de los incrementos que también tuvo este combustible en el mercado spot de Texas.