El presidente de Petróleos de Venezuela, Eulogio Del Pino, echó por tierra cualquier posibilidad de exportar gas natural una vez que los nuevos proyectos gasíferos comiencen a operar en el primer trimestre del año, porque los precios internacionales del hidrocarburo no lo permiten.

“En este momento no estamos pensando en exportación. Por qué, porque no dan las economías. El mercado de gas, el Henry Hub, está en 3 dólares el millón de BTU. Cómo se va a hacer una planta de LGN en este momento”, comentó el alto funcionario ante la comisión de finanzas de la Asamblea Nacional.

Del Pino fustigó a los Estados Unidos que ha dejado de lado a sus suplidores sin contemplaciones de ningún tipo.

“Pregúntenle a los trinitarios que están haciendo con sus cuatro trenes de licuefacción, a dónde está yendo ese gas que están licuando y cuándo están perdiendo. Ese mercado seguro que significaba Estados Unidos... Empezaron a explotar depredadoramente el shale gas (gas de lutitas), entonces ahora nos les aceptan el gas, entonces ellos (Trinidad) están viendo para dónde lo pueden mandar a Asía, por ejemplo, y con elevados costos”, comentó.

Se refirió a la misma situación en el mercado petrolero con el crudo de lutitas (shale oil) que ha logrado que Estados Unidos sustituya con su producción la totalidad de la compra que le hacían a Nigeria de sus crudos livianos.

El estimado del volumen de consumo local para el año próximo gira en torno a 766.000 barriles por día, lo cual podría ser menor de concretarse la proyección que se tiene para la oferta de gas de 2015 que Pdvsa la ubica en 8.019 millones de pies cúbicos por día.

Del Pino resaltó que la intención de esos proyectos gasíferos es y ha sido, desde que se definieron satisfacer el consumo local.

Sin embargo, el lento avance de los proyectos, pese a haberse concretado licitaciones costas afuera desde 2002, se atribuían al empedrado camino que generó el precio subsidiado del gas doméstico, que hacía inviables las economías a los operadores transnacionales.

Posteriormente, luego de la crisis financiera de finales de 2008, el panorama se enturbió más aún cuando el precio de los comodities llegaron a mínimos insospechados, presentando un panorama más complejo todavía, y si se quiere beneficioso para Pdvsa, cuando el valor del gas natural en el mercado internacional se desplomó desde unos US$9 a US$10 el millón de BTU a unos dos a tres dólares, valor que aún no ha logrado repuntar.

Quiérase o no, la ambiciosa meta gasífera, plasmada en la hoja de ruta del Gobierno Revolucionario en 2005, no solo no se ha cumplido, sino que ha sido diferida con horizontes numéricos disminuidos, con el paso del tiempo, según lo revelan las propias cifras de Pdvsa en sus balances de gestión, actualizaciones del plan de negocios y, memorias y cuentas.

El consumo interno de derivados del petróleo, ha despegado en los cuatro últimos años, comprometiendo barriles para la exportación. Entre los sectores que mayor consumo han registrado en los últimos años ha estado el eléctrico, cuya demanda se ha incrementado por el déficit de gas que existe en Venezuela y que de acuerdo con cifras extraoficiales gira en torno a los 2.500 a 2.000 millones de pies cúbicos por día.

Para Del Pino agilizar los planes gasíferos es una prioridad que deberá ser cubierta por los dos desarrollos que comenzarán a producir las primeras moléculas de gas para principios de 2015.

El estimado del volumen de consumo local para el año próximo gira en torno a 766.000 barriles por día, lo cual podría ser menor de concretarse la proyección que se tiene para la oferta de gas de 2015 que Pdvsa la ubica en 8.019 millones de pies cúbicos por día.

Esa producción, explica el alto funcionario, vendrá por la vía de dos proyectos. El primero de ellos es el Mariscal Sucre que lleva Pdvsa adelante con esfuerzo propio. “La semana que viene estamos yendo a la prueba del último pozo de la primera fase de producción que ya nos permite 300 millones de pies cúbicos por día”.

Asegura que el gas ya tiene destinos claros. Va alimentar a dos plantas termoeléctrica que están en su fase final de construcción.

El Mariscal Sucre está ubicado en el norte de la Península de Paria y se proyecta una producción de hasta 1.200 millones de pies cúbicos de gas diarios y de hasta 28 mil barriles diarios de condensados.

El segundo proyecto que verá luz en el primer trimestre de 2015, y que según Del Pino también está en su fase final, es el Cardón IV en el proyecto Rafael Urdaneta el Golfo de Venezuela en el occidente del país. “En estos días llegan las plataformas que van a ser instaladas para empezar a producir en el primer trimestre del año que viene. En una primera fase se producirán 170 millones de pies cúbicos día. Este proyecto conocido como El Perla 3X lo operan las empresas italiana Eni y la española Repsol, cuya adjudicación data de 2005.