La línea aérea LaMia realizó al menos cinco viajes anteriores a distintos países con similares características de combustible justo para distancia y tiempo de vuelo al efectuado a Colombia con el saldo de 71 muertos y seis supervivientes. Esa situación muestra también niveles de influenza en otros Estados, informó el ministro de Defensa, Reymi Ferreira.

“Lo grave es que no es la primera vez (que viajó con las condiciones al límite); cinco veces antes lo había hecho a otros países. Lo que prueba que la empresa LaMia tiene sus tentáculos, tiene sus influencias en otros niveles, en otros países”, insistió sin identificar a los otros destinos en una entrevista con el programa de la Red Uno.

La aeronave de LaMia se estrelló la noche del 28 de noviembre en Medellín, Colombia, con el saldo de 71 muertos y seis supervivientes, entre ellos dos miembros de la tripulación. Las primeras pesquisas dan cuenta que el aparato tenía combustible justo para llegar a destino.

“Hay un plan de vuelo autorizado con 4 horas 22 minutos como tiempo de distancia y combustible para 4 horas 22 minutos”, afirmó Ferreira y consideró que personal de aeropuerto, ya sea de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (DGAC) o de la Administración de Aeropuertos Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA), pudieron evitarlo.

Hasta el momento fueron remitidos a la cárcel el exdirector de Registro Aeronáutico de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) Gustavo Steven Vargas Villegas y su padre, gerente de la empresa LaMia, Gustavo Vargas. Celia Castedo, exfuncionaria de AASANA, y el socio de la firma Marco Antonio Rocha Benegas, también fueron acusados en el caso.