Londres. La empresa británica de moda Burberry ha emitido una advertencia sobre sus resultados, la señal más clara hasta el momento de que el menor crecimiento económico en China y la crisis de deuda en Europa están frenando la demanda de ropa y accesorios de lujo.

La compañía informó que prevé un beneficio anual subyacente en torno a la parte baja de la banda de previsiones.

Esa noticia provocó una caída del 19% de las acciones de la empresa y arrastró también a rivales, entre ellos LVMH.

China ha sido uno de los motores del boom de las marcas de lujo, pero las acciones de estas empresas se han tambaleado en los últimos meses por las preocupaciones sobre la crisis de deuda soberana en Europa y la desaceleración económica en China y otros mercados emergentes.

Morgan Stanley dijo en un comunicado que la advertencia de Burberry es la primera noticia decepcionante de una empresa europea de artículos de lujo.

Las acciones de LVMH y de PPR bajaban un 4%, mientras que la suiza Richemont perdía un 3%.

Burberry dijo que las ventas comparables no registraron crecimiento en las 10 semanas al 8 de septiembre, que supone el grueso de su segundo trimestre financiero, con relación al mismo período del año precedente. Las ventas totales crecieron el 6%, casi en su totalidad por la nueva apertura de tiendas.

Esas cifras suponen una caída desde el crecimiento de las ventas del 14% del primer trimestre y un alza del 6% de la facturación comparable.

Las previsiones para el beneficio bruto en el año que finaliza en marzo de 2013 eran de entre 407 y 451 millones de libras y una media de 433,21 millones, según un sondeo de Reuters realizado entre 18 analistas.

"Los resultados de Burberry muestran que ni la parte alta del mercado está funcionando a plena capacidad en el actual clima económico", expresó Jaana Jatyri, presidenta ejecutiva de la empresa Trendstop.com, que se dedica a los pronósticos en el sector de la moda.

"La crisis económica global se alarga y cuanto más tiempo continúe, menos confianza tienen incluso los más ricos. Lamentablemente, las personas sin confianza no compran en Burberry", agregó.