El traslado de producción de la RAM 2500 a Estados Unidos y la salida del Fusion de Ford alejará a México de convertirse en el quinto fabricante de vehículos en el mundo hacia el 2020, como se había proyectado por la entrada de ensamble de marcas premium como BMW, Audi y Mercedes Benz, sostuvo Guido Vildozo, gerente senior de Previsión de Ventas de Vehículos ligeros para la región de América de la firma consultora IHS Markit.

La industria automotriz en México había estimado la producción de 5,2 millones de vehículos para el 2020, pero los ajustes de ensamble y traslados llevarán a lograr apenas 4,1 millones de unidades.

Durante su participación en el foro “México Outlook seminario 2018”, organizado por la Universidad Anahuac, Vildozo dijo que otra variable que influirá en la menor producción son los mercados primarios a los cuales exporta México tales como Estados Unidos y Europa, pues están en un proceso de estancamiento y la tendencia es de contracción para estas regiones del mundo.

De acuerdo con el especialista automotriz en Estados Unidos, a partir del próximo año, en adelante, el volumen de producción de México se sostendrá en 4 millones 100.000 unidades.

“La previsión es que México llegue a 4,1 millones de unidades y se estanque allí. Las empresas toman decisiones de irse a Estados Unidos con la lógica de tener el producto más cerca de los consumidores. Puede que sea parte de la política (Donald) Trump o no, pero ésta es la tendencia”, explicó el gerente de IHS.

Aún cuando comenzará la fabricación del modelo Clase A de Mercedes-Benz en Aguascalientes en 2019, el próximo año el Serie 3 de BMW en San Luis Potosí y al inicio de 2020 la Toyota Tacoma en Guanajuato, la salida de Fusion implica a 400.000 unidades y la camioneta Ram unas 200.000.

“La previsión es que México llegue a 4,1 millones de unidades y se estanque allí. Las empresas toman decisiones de irse a Estados Unidos con la lógica de tener el producto más cerca de los consumidores. Puede que sea parte de la política (Donald) Trump o no, pero ésta es la tendencia”, explicó el gerente de IHS. Destacó que las marcas asiáticas son las que mayor dinamismo han mostrado y las que más crecerán; en tanto, las automotrices estadounidenses, como es el caso de Ford, dejarán de producir algunos modelos de automóviles, como es el caso del Fusion.

Respecto a la investigación que realiza EU bajo la Sección 232, que plantea imponer arancel de 25% a las importaciones de vehículos por supuesto daño en su seguridad nacional, no tendría por qué afectar a México, pues si se logra una exitosa renegociación del TLCAN, el propio acuerdo comercial respaldaría.