Excelsior.com.mx. En México la venta de autos híbridos y eléctricos no llega ni a 1% del total de las unidades que se comercializaron el año pasado, y que según los registros de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) en 2013 se vendieron 676 unidades, frente a un millón 63 mil 363 vehículos con motor a gasolina.

Entrevistado por Excélsior Guillermo Rosales, director adjunto de la AMDA, dijo que esa baja penetración se debe en parte a que los automóviles híbridos llegan a tener un alza en su precio de alrededor de 30% comparados con el mismo modelo, pero equipado con motor de combustión interna.

Además, el costo de producción de baterías, para este tipo de modelos, es un reto que la industria debe atender, comentó Rosales, y agregó que es necesario buscar los mecanismos para que el precio en el mercado de esos vehículos baje.

“Esta situación no es exclusiva de México, en EU la comercialización es de 3% y se espera que llegue a 5% en los próximos años”, destacó el directivo.

De acuerdo con cifras de la AMDA el modelo Civic Ima, fabricado por Honda, hizo su aparición en el mercado nacional en 2006, y al cierre de 2013 se vendieron dos mil 436 unidades, en cambio el modelo CR-Z, de la misma marca que inició su comercialización el año pasado colocó 498 unidades.

El Leaf de Nissan, que salió al mercado en 2011, a través del Programa de Taxis Cero Emisiones, ha vendido 103 unidades, mientras que la firma Renault introdujo, en octubre de 2013, el modelo Kangoo Z.E. (cero emisiones), el cual se comercializa para empresas, aunque se encuentra en proceso de pruebas para la Ciudad de México.

De hecho, los beneficios fiscales que se tienen en el país para estos automóviles es que no se cobra el Impuesto Sobre los Automóviles Nuevos (ISAN) y se deja de pagar tenencia.

En California, EU, dijo, “existen subsidios fiscales que hacen que el precio de un auto híbrido sea similar al de combustión interna, pero en México dada la postura de los gobiernos estatales y el fisco, debido a la debilidad de las finanzas públicas, no es viable en el corto plazo”.

Sobre la prueba de combustibles con menores emisiones contaminantes que la gasolina, destacó que se debe seguir el desarrollo de la tecnología de los motores a diesel.