Ciudad de México. Alfonso Ascencio Triujeque, síndico de la aerolínea Mexicana de Aviación, declarada en quiebra en 2014, advirtió a un juez que el pago a ex empleados y acreedores está en riesgo porque un tribunal laboral embargó los bienes, informó hoy el Poder Judicial Federal.

Según el Poder Judicial, el síndico rindió un informe al juez Décimo Primero de Distrito en Materia Civil, quien supervisa el pago de deudas, en el que expuso que el embargo inmovilizó los recursos económicos de la empresa y no puede hacer frente a sus obligaciones.

El embargo precautorio fue dictado en mayo por la Junta Federal Especial Tres Bis de Conciliación y Arbitraje a petición de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) para garantizar el pago de salarios a los ex trabajadores de la aerolínea, que dejó de operar en 2010.

No obstante, el síndico acusó que con la medida se suspendería el servicio que todavía brindan a clientes el Centro de Adiestramiento Técnico y el Recinto Fiscalizado de Mexicana de Aviación como una medida para obtener recursos.

"Han sido inmovilizados los recursos económicos de la empresa, lo que le imposibilita legal y materialmente cumplir con las obligaciones de administración que le impone la ley.

"Con motivo del embargo laboral habrá una parálisis de la comerciante", sostuvo el síndico en su informe al juez Horacio Ruiz Palma, según un comunicado divulgado por el Poder Judicial Federal.

El síndico abundó que el cierre de dichas unidades de negocio repercutirá en el pago a los más de 7.000 ex trabajadores, incluidos los pilotos, ordenado en la sentencia de reconocimiento de créditos a cubrir dentro del concurso mercantil abierto por la quiebra.

Dentro del proceso de embargo dictado por el tribunal laboral, los bienes que aún posee Mexicana de Aviación serían enajenados para ser vendidos a terceros con el fin de pagar a los ex trabajadores con el dinero que se obtenga.

En su informe al juez, el síndico acusó que los recursos que puedan ser alcanzados mediante esa medida precautoria no tendrán la rendición de cuentas estipulada por la regulación de los concursos mercantiles.

Desde que fue declarada en quiebra, en abril de 2014, la aerolínea ha sido sujeta a un proceso de liquidación de sus activos para pagar deudas por más de 9.000 millones de pesos (unos 484 millones de dólares) con miles de acreedores, entre éstos sus ex empleados.

El juez Ruiz Palma ordenó que los argumentos expuestos por el síndico sean notificados al tribunal laboral para que éste conozca los daños generados y los que pudieran registrarse a consecuencia del embargo.

Mexicana de Aviación era la segunda aerolínea con mayor tráfico del país en 2010, después de Aeroméxico, cuando cesó sus operaciones porque enfrentaba una crisis financiera.