En julio último se celebró el Segundo Congreso de Banca Digital, Innovación y Tecnología en Ciudad de Panama con un mensaje claro: los bancos latinoamericanos se encuentran actualmente en una zona de confort -a propósito de las altas rentabilidades del sector en general- que no los ha hecho del todo permeables a las innovaciones en sus procesos digitales, lo que puede traer consecuencias en aspectos claves de sus operaciones, como las comerciales o bien las de seguridad, aspecto ampliamente difundido en los últimos ataques que ha sufrido parte de la banca en la región latinoamericana este año, partícularmente en México y Chile.

Así las cosas, Juan Carlos Arcila, presidente del Congreso Latinoamericano de Banca Digital, Innovación y Tecnología – y que en esta versión contó con una amplia parrilla de conferencistas, entre los que destacaron relevantes actores bancarios y financieros como el Grupo Bolívar, Grupo Banesco y Grupo Banorte, junto al Banco BCI, entre otros – sostiene que este foro busca introducir elementos relevantes para el mundo de la innovación en los bancos.

“Muchos bancos en la región se encuentran en una zona de confort que es necesario despercudir, ya que carecer de esquemas de innovación puede jugarles en contra de sus planes de desarrollo antes de lo que muchos piensan”, sostiene Arcila, quien desde ya anuncia la realización de una 3° versión del Congreso que preside para 2019 en Santo Domingo, República Dominicana.

Futuro ahora. Una de las claves para la transformación digital es apalancarse a los cambios digitales, estima Edgardo Ochoa, Head of BCI Labs, del banco chileno BCI. “Esto no es un asunto de mera estética”, quien destaca la creación de Mach, banco 100% digital y gratis. “¿Qué pasa si llega un Google o Netflix a dar servicios bancarios a la región?” se pregunta Ochoa.

A juicio de Ochoa, la innovación no es solo el desarrollo de aplicaciones tecnológicas, requiere de intencionalidad y planificación que aporte novedad, mejoras y altos índices de uso en los productos o servicios bancarios, como apertura en línea de cuentas corrientes en 5 minutos, obtención de créditos, también en línea, en 2 minutos o retiros de dinero sin ocupar tarjetas, entre otros aspectos.

Oscar Rodríguez, Vicepresidente del colombiano Grupo Bolívar, apunta que en el caso del Banco Davivienda se tomó la decisión hace 10 años de que la innovación fuera sistemática. Apunta a que las operaciones impliquen cero papel y todo los trámites se efectúen en línea.

En esa línea, el trabajo con start – ups es clave para Rodríguez, ya que enriquece los procedimientos y entrega una oferta de mayor valor. “Es desarrollar un network que remunera la innovación”, estima Rodríguez. El ejecutivo comenta que entre mayo e inicios de julio de este año más de 20.000 cuentas se abrieron on line y más de 14 mil clientes fueron vinculados por distintas apps, lo que da cuenta de los avances en el campo de iinovación digital que busca Grupo Bolívar.

Para Clara Chacón, consultora de Innovación de Grupo Banesco, la pregunta es cuánto tiempo puede sobrevivir un banco tradicional.

“Amazon no tiene pretensiones de ser un banco, no al menos públicamente, pero compiten igual con los bancos”, sostiene. Para ella, la transformación digital que deben tener las entidades es una estrategia de supervivencia y crecimiento.

Algo en lo que coincide Diego Todeschini, Global Head Business Development de FinConecta, quien advierte que los jugadores preparados para ingresar al sector financiero son las enormes e imponentes Apple, Alphabet, Amazon o Facebook.

“Hay bancos que no coinciden un plan de negocios sin una estrategia digital que vaya más allá del website, no se conforman con cambios menores. Finalmente esto no es trabajar canales digitales, sino estrategias digitales como pueden ser bancos digitales sin sucursales fisicas”, acota, junto con precisar que la innovación no es sólo un asunto de tecnología.

Sin embargo, se advierte que en la actualidad solo un 15% de los bancos de la región están en procesos de innovación digital, lo que hace que el desafío de la digitalización en la banca sea más contingente que nunca.