Berlín. Airbus recibió un pedido récord de US$11.000 millones de superjumbos A380 por parte de Emirates, la aerolínea más grande del mundo árabe que apostó a que no habrá otra recesión.

El pedido de 32 aviones A380 de doble cabina, que eleva el pedido total de Emirates a Airbus a 90 aviones, fue un inicio de lujo el martes para la generalmente tranquila Muestra Aérea de Berlín.

Airbus, que ha estado enfrentando dificultades operacionales, calificó como un voto de confianza inesperado al pedido de aviones comerciales, que es el mayor en la historia medido en dólares.

El anuncio se produjo mientras la matriz de Airbus, EADS, aprovechaba el evento para presentar las capacidades de su atribulado avión de transporte militar A400M.

Aunque las aerolíneas han actualizado sus proyecciones sobre la industria esta semana, la mera magnitud del pedido de A380 aturdió a los competidores de Emirates.

"Ya es para muchos de nosotros un milagro que Emirates tenga ahora más asientos en las rutas intercontinentales que Air France y BA juntas, con un mercado doméstico relativamente pequeño", dijo el presidente ejecutivo de Lufthansa, Wolfgang Mayrhuber. "Uno debe asumir que esta no es una inversión para la UAE (Emiratos Arabes Unidos), pero es una inversión para el mundo", dijo.

Moneda de cambio. A primera vista, algunos expertos son escépticos sobre el acuerdo y el analista aeroespacial de Estados Unidos, Richard Aboulafia, sugería que era más como una moneda de cambio para Emirates en su intento por obtener un espacio de aterrizaje en Berlín.

Dijo que era posible que finalmente parte del pedido no fuera completado. Pero otros dijeron que encaja con el modelo de Medio Oriente como un impulsor de la demanda.

"Encaja con la teoría de una fuerte demanda de Medio Oriente y el Golfo Pérsico, proveyendo un centro para el mundo, pero si esto encaja en la práctica aún está por verse", dijo Howard Wheeldon, estratega senior de BGC Partners.

El jefe de ventas de Airbus, John Leahy, dijo que no hay cláusulas en el acuerdo que permitieran a Emirates cancelar o convertir el pedido a otro tipo de nave. Se espera que el pedido completo de Emirates sea entregado hacia el 2017.

Emirates se transformó en la empresa de bandera de Dubái y uno de los mayores contribuyentes a la economía local, después de la crisis en el mercado de propiedades que devastó a las firmas inmobiliarias.

El grupo propiedad del gobierno espera ganar US$1.160 millones en el 2010 y compite con los nombres más establecidos en el tráfico entre Europa y el este de Asia.