La aerolínea Compañía Mexicana de Aviación dijo este martes que presentó un pedido de protección contra sus acreedores bajo el Capítulo 15 en una corte de Nueva York.

La aerolínea, que no cotiza acciones en bolsa y es la mayor de México, solicitó al juez Stuart M. Bernstein del tribunal estadounidense de quiebras de Manhattan que emitiera una orden temporal de restricción para impedir que los acreedores embarguen sus activos en Estados Unidos.

La firma argumentó su solicitud por el alza en los costos de energía y por la pandemia de gripe A H1N1 que atacó a México en 2009, que hundió la venta de boletos aéreos.

Maru E. Johansen, vicepresidente de asuntos legales y corporativos en Estados Unidos de Mexicana, señaló en los escritos judiciales enviados a la corte en dicho país que la orden es necesaria para impedir que los acreedores obstaculicen la reestructuración de la compañía.

"El embargo de incluso un solo avión, por ejemplo, podría interrumpir las operaciones globales de Mexicana y potencialmente activar o alentar el posterior ejercicio de compensaciones por parte de terceros", sostuvo Johansen.

Los temores de la empresa están bien fundados. Tres aviones de Mexicana fueron embargados la semana pasada a nombre de empresas de arriendo preocupadas por los pagos en Canadá y Estados Unidos.

La firma, que enumeró activos por entre US$500 millones y US$1.000 millones, y pasivos por US$1.000 millones, también presentó un pedido de protección contra sus acreedores en una corte mexicana.

Sorpresa entre trabajadores de la firma.  La noticia de que Mexicana había solicitado protección contra sus acreedores sorprendió a sus trabajadores.

"Es un acto que nos toma por sorpresa" dijo a Reuters Lizette Clavel, dirigente del sindicato de sobrecargos Assa, que el martes denunció en un desplegado una supuesta intención fraudulenta de llevar a Mexicana al concurso mercantil.

La aerolínea había propuesto a sus sindicatos de pilotos y sobrecargos una reestructuración que incluía fuertes ajustes a la plantilla laboral, salarios, rutas e itinerarios.

También ofreció la opción de venderles la endeudada empresa en 1 peso, con varios activos pero sin la marca Mexicana.

Los sindicatos, que firmaron desde el 2006 acuerdos con la compañía para reducir costos, rechazaron las propuestas.

Assa acusó a los accionistas de la firma controladora de haber transferido los activos buenos de Mexicana a sus aerolíneas filiales Click y Link, que son empresas sanas y que cubren gran parte de las rutas domésticas del grupo.

"No nos queda de otra más que seguir negociando. Nosotros no vamos a parar ni a hacer huelga, por el contrario, seguiremos trabajando", dijo a Reuters por su parte el líder del sindicato de pilotos ASPA, Fernando Perfecto.

El portavoz de Mexicana, Adolfo Crespo, dijo a Reuters que una vez concedida la solicitud de protección la empresa iniciará una etapa de conciliación a fin de lograr un convenio de reestructuración con sus acreedores y una reducción de costos laborales.

Tres aviones arrendados por Mexicana fueron retenidos en Canadá y Estados Unidos la semana pasada por dudas sobre su salud financiera. La firma hizo ajustes a sus itinerarios y frecuencias a causa de esas retenciones.

Mexicana opera 64 aviones, de los cuales nueve son propios.

Con información de Reuters y Dow Jones.