Venezuela. Hasta el próximo 1 de octubre el mercado de las aerolíneas estará atravesando por una situación coyuntural, con la suspensión temporal de las operaciones de la aerolínea venezonala Conviasa, luego de la caída de uno de sus aviones la semana pasada y los incidentes de otras de sus aeronaves.

El impacto en el mercado se ha sentido. Se estima que la aerolínea dominaba cerca de 21% de los vuelos domésticos, con lo cual no es tarea sencilla reubicar a todos los pasajeros que tenían boletos comprados para estos días a los distintos destinos, indicó Humberto Figuera, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (Alav).

No obstante, el resto de los actores del mercado se han mostrado dispuestos a brindar apoyo en la movilización de los pasajeros varados.

"La capacidad ociosa de las líneas aéreas se va a ceder para trasladar a los pasajeros que tenían boletos de Conviasa", señaló William Bracho, presidente de la Cámara Empresas Venezolanas de Transporte Aéreo (Ceveta).

Explica que esta temporada (las operaciones cesaron desde el viernes pasado) aún se considera alta y que en estos casos hay que ser solidarios, especialmente con los más perjudicados, que son los usuarios que se movilizan por vía aérea.

"Las usuarias y usuarios que hubieran adquirido boletos de Conviasa, serán reasignados a otras compañías de forma de disminuir perjuicios y demoras en sus traslados, asumiendo los costos que ello genere", rezaba el comunicado de la aerolínea que a través de sus centros de atención telefónica no resolvían los casos sino que mandaban a los pasajeros a acercarse al aeropuerto.

No obstante, las molestias de los usuarios se hicieron sentir, ya que muchos perdían alguna actividad prevista en sus viajes, así como reservaciones. Se supo que muchos se quedaron varados.

Decisión polémica

El comunicado de Conviasa indicaba que la suspensión era con "el objeto de realizar una amplia auditoría técnica y evaluar los protocolos y procedimientos en uso".

Tras el accidente ocurrido el pasado lunes en Puerto Ordaz, se supo de nuevos incidentes -algunos que no se hicieron de conocimiento público- con los aviones de estas aerolíneas. Apenas días después, otro de sus aviones tuvo que aterrizar de emergencia.

"La auditoría se le debería hacer a la autoridad del sector, que es el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (Inac), en vista de que hay múltiples irregularidades en las operaciones aéreas", señalaba una fuente relacionada con el sector que quiso mantener su anonimato.

Fuentes internas del Inac apuntan a que muchas veces los permisos se firman sin las verificaciones correspondientes, poniendo en riesgo la vida de tripulaciones y pasajeros.

Relacionados con el sector indicaron que las aeronaves que se adquieren para operar en el país, a veces pasan hasta un año esperando que los inspectores del Inac firmen los certificados de aeronavegabilidad y que no hay certificaciones adecuadas para las empresas de seguridad, de servicios en tierra, de limpieza, ni en términos generales, de los aeropuertos.

En torno a la decisión de suspender los vuelos, algunos opinaron que debió venir del Inac, aunque se señaló que en realidad provino directamente de Miraflores.

"En el curso de dicha auditoría técnica, y como resultado de ésta, se tomarán todas las medidas necesarias para garantizar la óptima prestación del servicio", rezaba el comunicado.

Tripulaciones al mando

También decía el comunicado que prestarían atención a la salud emocional del personal de la aerolínea, especialmente a los integrantes de sus tripulaciones.

No obstante, fuentes internas informaron sobre la negativa de las tripulaciones a continuar volando en las condiciones en que lo hacían con aeronaves que no cumplían los estrictos controles de mantenimiento, por lo que indican que la suspensión de operaciones tiene que ver también con esto. Algunos empleados temen que la empresa se quede sin recursos para cancelar sus obligaciones.

Muchos de los equipos de vuelo también permanecieron varados a lo largo del fin de semana en las ciudades en las que estaban para cumplir con las rutas correspondientes, ya que los traslados se ofrecían con prioridad a los pasajeros con boleto.