Londres. Las líneas aéreas británicas no quieren que el gobierno reduzca su participación dominante en el sistema de control del tráfico aéreo del país debajo de 25%, dijo el domingo un consorcio de compañías que poseen el sistema en forma conjunta.

El gobierno está considerando reducir su participación de 49% en el sistema de control del tráfico aéreo NATS, como parte de las medidas para pagar la enorme deuda pública de Gran Bretaña.

Pero el Airline Group, un consorcio de líneas aéreas que posee 42% de NATS, dijo que una reducida participación del gobierno debilitará la influencia nacional sobre la política de tráfico aéreo en la Unión Europea (UE).

"El punto principal es que la participación gubernamental mínima de 25% está en la base de lo que NATS necesita para tener un alto grado de influencia en Europa", dijo el presidente de Airline Group, Peter Read.

En una carta al ministro de Transporte, Philip Hammond, Read dijo que reducir el peso de NATS en Europa permitiría a Francia, Alemania y España decidir el futuro de la industria del control del tráfico aéreo, y sería altamente perjudicial.

Un portavoz del Departamento de Transporte dijo que el Gobierno está aún evaluando alternativas a una venta. "No hemos tomado ninguna decisión de vender, estamos revisando las opciones", dijo.

El gobierno decidirá si seguirá con una venta en el momento de su presupuesto, fijado para el 23 de marzo.

El diario The Observer dijo que los potenciales interesados en la participación incluían a la compañía de servicios británica Serco, propietaria de Global Infrastructure Partners del aeropuerto Gatwick de Londres y la compañía de Defensa de Estados Unidos Lockheed Martin.

Las líneas aéreas que poseen una participación en NATS incluyen a British Airways, Virgin, bmi -propiedad de Lufthansa-, Monarch Airlines, Thomas Cook y Tui Travel.