Las aerolíneas de todo el mundo están comenzando a flexibilizar su política comercial para que los pasajeros que tengan viajes a zonas de riesgo por el coronavirus puedan solicitar la devolución de su importe o la reprogramación de su viaje. Además muchas de ellas están anunciando anulaciones de rutas con la consiguiente afectación en sus cuentas de resultados.

Iberia ha ofrecido cambiar los billetes a los pasajeros que vuelen desde o hacia Italia y Japón hasta el 15 de marzo. En concreto, quienes hayan adquirido billetes hacia o desde Italia o Japón con Iberia, Iberia Express, Iberia Regional Air Nostrum, British Airways, American Airlines o Finnair directamente en las webs o a través de Serviberia antes del 26 de febrero tienen la posibilidad de reservar otra fecha o ruta a través del mismo canal.

El cambio de ruta deberá ser desde o hacia aeropuertos españoles o europeos y operadas por Iberia, Iberia Express o Air Nostrum para volar entre el 26 de febrero y el 31 de marzo de 2020. Si el billete ha sido adquirido en una agencia de viajes, el cambio debe hacerse a través de ella.

Iberia también canceló el 31 de enero su ruta entre Madrid y Shanghái, que estará inoperativa durante febrero, marzo y abril, debido a la situación provocada por el coronavirus. En este caso, la compañía ofrece el reembolso de los billetes.

Air France-KLM estima que la epidemia del coronavirus en China le va a costar entre 150 y 200 millones de euros de resultado de explotación este año, siempre a condición de que pueda reanudar progresivamente sus operaciones con ese país a partir de abril.

La aerolínea Air Europa también ha establecido condiciones especiales para cambios o modificaciones en los viajes de los pasajeros con billetes que comiencen por 996, emitidos hasta el 23 de febrero de 2020 y para volar hasta el 15 de marzo con vuelos con origen/destino Italia (todos los aeropuertos).

Se autoriza cambio de fecha (según validez del billete) y cambios de ruta (para volar hasta el 15 de junio a Europa o África) abonando sólo la diferencia de tarifa. Los reembolsos están sujetos a condiciones de tarifa.

La aerolínea easyJet ha anunciado este viernes que cancelará algunos vuelos, particularmente los que entran y salen de Italia, y que implementará un paquete de medidas de austeridad tras detectar una disminución "significativa" de la demanda y los factores de ocupación desde y hacia sus bases del norte de Italia

Además, la compañía ha detectado un descenso de la demanda en otros de sus mercados europeos ante las incertidumbres sobre el brote. Entre las medidas de eficiencia operacional y ahorro de costes para mitigar el impacto del coronavirus, la compañía ha decidido acometer recortes presupuestarios en áreas administrativas y gastos discrecionales, congelar de la contratación, las promociones y los salarios en toda la red, ofrecer vacaciones no remuneradas y paralizar la formación no obligatoria.

Desde Ryanair se asegura que todos sus vuelos están operando con normalidad dentro y fuera de Italia, ya que no hay actualmente ningún cambio en el asesoramiento a las compañías aéreas o a los clientes por parte de las autoridades italianas. "Continuaremos monitoreando la situación y siguiendo todas las instrucciones de Salud Pública que se emitan", aseguran desde la aerolínea irlandesa.

Lufthansa ofrece permiso sin goce de sueldo. Por su parte grupo Lufthansa ha ofrecido a sus trabajadores permisos sin sueldo con efecto inmediato dentro de un paquete de medidas para paliar el impacto económico que la extensión del coronavirus puede tener en su negocio.

La compañía alemana ha detallado este miércoles que también está examinando la posibilidad de ampliar las opciones de trabajo a tiempo parcial dentro de los convenios colectivos.

Además, el grupo ha cancelado los cursos de formación de auxiliares de vuelo y personal de tierra que estaban previstos a partir de abril, mientras que la contratación de los participantes de los cursos en marcha será aplazada o suspendida,.

La compañía Aerolíneas Argentinas anunció que permitirá a sus clientes cambiar los pasajes con destinos a China e Italia, en principio, hasta el 31 de mayo próximo. Según detalló la aerolínea, el canje estará habilitado para los pasajeros que tenían previsto viajar desde o hacia China, hasta el 31 de mayo, y desde o hacia Italia, hasta el 31 de marzo.

La aerolínea belga Brussels Airlines reducirá un 30% la frecuencia de sus vuelos a varias regiones de Italia, la mayoría en el norte, durante las próximas semanas, según anunció la compañía este viernes en un comunicado, en el que asegura que la decisión se debe "a la rápida disminución de la demanda de viajes aéreos dentro de Europa".

Brussels Airlines reducirá entre el 2 y el 14 de marzo el número de vuelos que realiza a Milán Linate, Milán Malpensa, Roma, Venecia y Bolonia, con lo que la mayoría de los aeropuertos afectados por la reducción de vuelos está en las regiones más impactadas por la expansión del coronavirus.

Air France-KLM estima que la epidemia del coronavirus en China le va a costar entre 150 y 200 millones de euros de resultado de explotación este año, siempre a condición de que pueda reanudar progresivamente sus operaciones con ese país a partir de abril.

También vera afectadas sus cuentas de resultados la aerolínea finlandesa Finnair ha lanzado una advertencia de reducción de los beneficios previstos para este año, debido al descenso de la demanda causado por la epidemia, principalmente en sus rutas a China, su mayor mercado en cuanto a ingresos.

Finnair revisó a la baja sus previsiones financieras para 2020 como consecuencia del "rápido desarrollo del coronavirus y de un impacto más amplio de lo estimado originalmente en el mercado mundial de la aviación", según un comunicado del grupo aéreo.

La Organización Mundial del Turismo y la Organización Mundial de la Salud ralizaron una declaración conjunta que la que solicitaron que la respuesta del turismo debe ser "medida, coherente y proporcionada" a la amenaza para la salud pública y debe basarse en una evaluación del riesgo local.

"Imponer restricciones a los viajes más allá de eso puede promover una interferencia innecesaria con el tráfico internacional y repercutir negativamente en el sector turístico", advirtieron.