La aviación mexicana no podrá aumentar sus servicios a Estados Unidos, a raíz del cambio de calificación que realizó la Agencia Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) de ese país este viernes.

Con la degradación de la autoridades estadounidenses de aviación civil, la industria aerocomercial mexicana recibe un duro golpe a su imagen, ya que la nueva calificación es una crítica velada a la deficiente revisión que efectuarían las autoridades mexicanas a sus aerolíneas.

La información, pasar de categoría 1 a 2, ya fue confirmada por la embajada de Estados Unidos en México, y efectivamente impedirá que las aerolíneas sumen aviones a la flota destinada a su vecino del norte, así como nuevos destinos a ese país.

La embajada informó a la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) de México sobre la decisión de la FFA, organismo que ya respondió aclarando que "las operaciones con Estados Unidos se desarrollarán con absoluta normalidad, sin variaciones en la frecuencia, rutas o destinos".

Sin embargo, la delegación estadounidense detalló que la degradación se produce luego de haber visitado la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de México, en enero y julio de este año.

La SCT mexicana agregó que "la modificación de la categoría se refiere exclusivamente a elementos administrativos y organizacionales de la DGAC. Particularmente, se trata de una escasez de recursos humanos en el área de inspectores de vuelo".

La FAA evalúa el marco legal de la aviación civil y cuestiones relativas a la capacidad de supervisión, entrenamiento de personal y procesos de inspección dentro de la normatividad que emite la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Para solventar esto, la SCT trabaja en una estrategia integral a fin de superar esta situación coyuntural y recuperar, a la brevedad, la categoría 1 y la permanencia de México en esta clasificación.

"El problema que enfrenta la SCT es de cantidad, no de calidad. La DGAC cuenta con inspectores altamente capacitados que realizan su trabajo con profesionalismo y eficacia, teniendo como su objetivo principal garantizar la seguridad del transporte aéreo en México", desmintió el organismo.