La mejoría económica y la robusta demanda de viajes permitirán a las aerolíneas anotar utilidades récord en el 2018, y las tarifas también aumentarían, según dijo este martes la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Se espera que las ganancias en general se incrementen en 11% a US$38.400 millones en el 2018 y el panorama es alentador, expresó IATA, que además elevó su pronóstico sobre las ganancias del 2017 a US$34.500 millones , por encima de la estimación previa de US$21.400 millones, aunque la cifra es menor que la del 2016.

De los US$38.400 millones en ganancias pronosticadas para el año próximo, un total de US$27.900 millones provendrá de aerolíneas norteamericanas y europeas.

"Ya tenemos ocho años en este ciclo de viajes aéreos, pero no vemos una razón actualmente para esperar que el patrón se repita", dijo el economista jefe de IATA, Brian Pearce, en referencia a la tendencia que indicaría que la desaceleración de la industria de transporte finalmente ha terminado.

Tras un declive de seis años consecutivos, también se prevé que los rendimientos por pasajero, una medición sobre los precios de los boletos aéreos, suban en 3 por ciento el próximo año, luego de haber caído en 1,5% en el 2017.

Pero no todas las previsiones son tan positivas, puesto que la demanda medida en ingresos por kilómetros recorridos de pasajeros se apresta a avanzar apenas un 6%, ligeramente por debajo del alza de 7,5% prevista para 2017.

Y la demanda por transporte de carga, que también se lució en el 2017 con un alza de 9,3% luego de años complicados, se moderaría a un 4,3% en el 2018.

IATA dijo que el incremento previsto en las tarifas aéreas estaba en línea con las expectativas de inflación.