México D.F. Aeroméxico demoró a 2011 y 2012 la incorporación de 10 nuevos aviones Boeing que estaba prevista para este año, en un intento por mejorar su rentabilidad tras la crisis que golpeó con fuerza al sector.

El gerente general del grupo, Andrés Conesa, comentó en una entrevista con Reuters que en los últimos cuatro años la empresa ha modernizado su flota pese a la adversa situación, principalmente del mercado mexicano, afectado por la peor recesión en 70 años y un brote de gripe H1N1.

"Las entradas de los nuevos Boeing, que originalmente estaban planeadas para este año, se pospusieron para 2011 y 2012", explicó Conesa, quien agregó que la filial Aeroméxico Connect sí sumará dos nuevas aeronaves este año.

Conesa no especificó los modelos de los aviones cuya entrega fue postergada ni tampoco si la operación correspondía a la compra, arriendo o leasing de las aeronaves.

El ejecutivo destacó que pese a las dificultades, el valor de la flota del grupo, incluyendo aeronaves arrendadas, ha pasado en los últimos cuatro años de US$1.000 a más de US$3.500 millones.

Aeroméxico, una de las dos grandes aerolíneas de México, es propiedad de un grupo encabezado por el Grupo Financiero Banamex, filial mexicana del estadounidense Citigroup.

El ejecutivo estimó que este año mejorará su índice de ocupación en 6%, aunque aún no alcanzarán los niveles de 2008 tras los negativos efectos de la crisis global y la gripe.

La aerolínea transportaría en 2010 en torno a los 12 millones de pasajeros.

El directivo dijo que la industria sigue atenta a factores externos que pueden golpearla directamente, como los altos precios del petróleo, que pondrían presión a los costos.

Respecto a posibles alianzas que había manejado el grupo para mejorar su desempeño, Conesa dijo que no hay planes por el momento.

"No vamos a depender de una consolidación o de una alianza patrimonial para salir adelante. Creo que tenemos todos los elementos para salir adelante y si hay algo que le de valor pues bienvenido", comentó el ejecutivo.