Ciudad de México. Grupo Aeroméxico, que opera a la mayor aerolínea del país, dijo este jueves que decidió suspender sus vuelos de forma indefinida hacia y desde Venezuela, debido al complejo entorno económico que impera en el país sudamericano.

La aerolínea, que inició la operación entre Ciudad de México y Caracas hace casi cinco años, dijo que evaluará en el futuro su regreso a la capital venezolana.

La medida ya había sido tomada por otras aerolíneas, como LATAM Airlines, que informó a fines de mayo de este año  su decisión de suspender temporalmente sus vuelos desde y hacia Caracas, debido al complejo momento económico en la región, que ha motivado un ajuste en sus operaciones.

Las aerolíneas internacionales han reducido sus frecuencias y asientos afectadas por el control de cambios que rige en Venezuela desde 2003 y que las obliga a vender boletos en bolívares, los cuales en los últimos dos años se les ha dificultado convertir en divisas para repatriar capitales.

Según la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV), las liquidaciones pendientes del Gobierno socialista con unas 24 aerolíneas asciende a US$3.700 millones.

Los venezolanos encuentran cada vez más difícil comprar boletos para viajar al exterior. Y, si tienen la suerte de conseguirlo, deben pagar el equivalente a un boleto a Europa para un trayecto dentro de Sudamérica.

El desplome en los precios del crudo empujó a Venezuela a una aguda crisis económica con la inflación más alta del mundo, recesión y escasez de bienes básicos, desde papel higiénico hasta agua embotellada.