Grupo Aeroméxico y Delta alistan nueva relación comercial. Este martes dieron a conocer que presentaron ante el Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT, por su sigla en inglés) la solicitud para un nuevo acuerdo de colaboración en vuelos entre México y Estados Unidos que elimina restricciones para el número de empresas que pueden volar entre pares de ciudades. Se estima que la colaboración empresarial rondará US$1.500 millones.

La entrada en vigor del actualizado convenio aéreo entre ambos países, prevista para el primer día del 2016, las obliga a cumplir normativas de las autoridades competentes, aunque precisan que, “de ser el caso”, se tendrá la autorización de la Comisión Federal de Competencia Económica en México (Cofece).

En noviembre pasado, la comisión, presidida por Alejandra Palacios, emitió una opinión sobre eventuales alianzas entre líneas aéreas mexicanas y extranjeras, en el entendido de que a nivel internacional se ha incrementado las mismas por el beneficio económico que les generan a los consumidores. Al incrementar la conectividad se podrían generar “mejores tarifas y servicios”.

Se aseguró de que el análisis se realizará “caso por caso” y “alianza por alianza” a quienes soliciten la inmunidad antimonopolio que se puede solicitar tras las modificaciones al convenio aéreo. En el documento emitido por la Cofece también se prevén escenarios contrarios a los beneficios argumentados.

“No obstante, los efectos podrían ser potencialmente nocivos al proceso de competencia y libre concurrencia”, se explicó. Por lo anterior, el análisis será detallado.

El director de Aeroméxico, Andrés Conesa, ya había adelantado que en el primer trimestre del presente año presentarían las solicitudes respectivas. “Queremos estar listos para cuando entre en vigor el nuevo convenio, por eso haremos la petición correspondiente”, dijo en esa ocasión.

Una atractiva unión. La solicitud, informaron las empresas, “es un acontecimiento significativo en la creación de una colaboración conjunta de US$1.500 millones, ya que de aprobarse, les permitirá a Delta y Aeroméxico operar de forma más eficiente sus rutas entre México y Estados Unidos en beneficio de sus clientes”.

El nuevo acuerdo se suma al que establecieron en el 2011, a la inversión de US$65 millones que realizó Delta en compra de acciones de Aeroméxico en el 2012.

En caso de obtenerse las autorizaciones necesarias, las aerolíneas esperan ampliar su red de destinos, conectando con los principales centros de negocio como Los Ángeles y Nueva York y profundizarán las relaciones que mantienen desde 1994.

De esta forma, por medio de los tres principales centros de operaciones de Aeroméxico (localizados en la ciudad de México, Monterrey y Guadalajara), se espera que los clientes de Delta tengan mayor acceso a destinos en México. En tanto, Delta espera brindar a los viajeros de Aeroméxico una amplia red de ciudades en América del Norte.