Ciudad de México. Excélsior.com.mx. El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) retomó el domingo 120 locales y espacios comerciales desocupados que forman parte del patrimonio de la terminal y que eran subarrendados por Inmobiliaria Fumisa e informó que los locales estarán disponibles a partir de este lunes para arrendarlos al público interesado.

“Al retomar la posesión de estos inmuebles, el AICM avanza en normalizar la administración directa del patrimonio federal que tiene concesionado, entre el que se encuentran los espacios comerciales, resguardando la propiedad de dichos establecimientos para ofrecer mejores condiciones de negocio a los interesados en rentar un local comercial”, destacó.

Según el aeropuerto, se continuarán tomando acciones en el marco de la ley para beneficiar a la sociedad y establecer condiciones para prestar mejores servicios en sus instalaciones.

Cabe recordar que el jueves pasado el AICM, que dirige Alfonso Sarabia de la Garza, solicitó a Fumisa dejar de explotar los espacios comerciales e incluso desalojar las oficinas utilizadas por la empresa en el interior de la Terminal 1 (T1).

Ambas partes han emprendido una disputa legal por la administración de los locales, pues el AICM asegura que el contrato con Fumisa dejó de surtir efecto desde el 31 de diciembre de 2013, mientras que dicha compañía asegura que la Tasa Interna de Retorno (TIR) de 12,8% no se ha alcanzado.

Ruffo Pérez Pliego, director general de esta empresa, indicó que hasta el viernes pasado la terminal no había recibido ningún pago por concepto de explotación de espacios comerciales en la zona internacional de la misma, mientras que la empresa a su cargo sí había recibido pagos de rentas correspondientes al mes de enero.

Sin embargo, hay otros locatarios que han detenido sus pagos para verificar primero con sus abogados ante la incertidumbre que se ha generado por el conflicto entre el aeropuerto y Fumisa.

No entregará oficinas. Se estima que Inmobiliaria Fumisa percibe hasta US$21 millones 600 mil anuales por administrar 180 locales en la T1 del AICM.

Respecto de la petición de desalojo, Pérez Ruffo dijo que Fumisa no entregará las oficinas ni dejará de explotar espacios comerciales, el estacionamiento y los pasillos telescópicos a su cargo en tanto “no haya una resolución judicial que indique lo contrario”.

La terminal aérea cerró 2013 con un servicio a 31,5 millones de pasajeros, es decir, que ésta casi logra agotar la capacidad instalada de 32 millones de usuarios que tiene, de acuerdo con un informe preliminar al que Excélsior tuvo acceso.