Río de Janeiro. Los abarrotados y anticuados aeropuertos de Brasil podrían ser una vergüenza para el país cuando sea sede del Mundial de fútbol del 2014, dijo el ministro de Deportes del país.

Orlando Silva advirtió que no se estaba progresando lo suficiente en mejorar los aeropuertos en el vasto país, que depende casi exclusivamente del transporte aéreo para viajes a larga distancia.

"Cuando pensamos sobre un evento de este tamaño y que Brasil es casi un continente, entonces nos damos cuenta de que éste es el mayor riesgo para el Mundial 2014".

"Hoy tengo una preocupación muy fuerte por nuestros aeropuertos", dijo Silva a periodistas durante la conferencia Soccerex.

"Cuando pensamos sobre un evento de este tamaño y que Brasil es casi un continente, entonces nos damos cuenta de que éste es el mayor riesgo para el Mundial 2014", añadió.

Brasil casi no tiene trenes de pasajeros de larga distancia, mientras que muchas de las principales autopistas están en malas condiciones.

Doce ciudades serán sedes de partidos, muchas de ellas a miles de kilómetros de distancia.

La mayor distancia entre sedes, Porto Alegre en el sur y Manaos en la región del Amazonas, es de alrededor de 4.500 kilómetros.

Un reciente reporte de la compañía consultora McKinsey and Co dijo que, a fines de 2009, siete de los 20 principales aeropuertos de Brasil tenían problemas de abarrotamiento tanto en áreas de pasajeros como en el espacio para los aviones, frecuentemente provocando retrasos o cancelaciones de vuelos.

El reporte dijo que los aeropuertos de Brasil tenían capacidad para 126 millones de pasajeros por año, con una demanda existente de 111 millones que se espera que aumente a 146 millones para el 2014.

Durante el Mundial, hasta 6 millones de viajeros adicionales pasarían por los aeropuertos brasileños, dijo McKinsey.

El Gobierno espera invertir 6.500 millones de reales (US$3.800 millones) en aeropuertos para el 2014, incluyendo alrededor de 5.500 millones de reales (US$3.200 millones) para aquellos en las 12 sedes.

Sin embargo, Silva dijo que el progreso no había sido lo suficientemente rápido y criticó a la autoridad portuaria del Gobierno, Infraero.

"Creo que Infraero deberá cambiar su conducta y actitud, de otro modo Brasil podría sufrir situaciones vergonzosas en el 2014", sostuvo.

Brasil fue elegido en 2007 como sede del torneo que la FIFA destinó a Sudamérica bajo un efímero sistema de rotación que también llevó el Mundial de este año a Africa.

Los aeropuertos no son el único problema. Los altos índices de crimen y problemas sociales también causan preocupación, especialmente en las ciudades más grandes.