De acuerdo con el análisis de Ole Hansen vicepresidente y consultor de Trading de Saxo Bank, la muerte del Rey de Arabia Abdullah ha muerto y desde la perspectiva del mercado de petróleo, la gran atención se centra ahora en si el ministro de Petróleo Al- Naimi, quien ha estado en el cargo desde 1995, continuará.

El sucesor de Abdullah, su hermano Salman de 79 años, será quien lleve los destinos del país, que en las últimas semanas, ha sido flanco de ataques por la caída en los precios del crudo.

Un cambio en la política del precio del crudo en este escenario parece poco probable, teniendo en cuenta también la creencia de que la medicina aplicada de menores precios del petróleo ya han comenzado a afectar las perspectivas futuras de la oferta.

Los inventarios de Estados Unidos se han elevado a 80 años para esta época del año y el aumento de los 10,1 millones de barriles visto la semana pasada fue el mayor incremento en 14 años. El cambio de política tras esta noticia sólo conducirá a una reducción aún mayor de la cuota de mercado de la OPEP.

Una cosa es la oferta y la demanda y otra es la geopolítica. Arabia Saudí ofrece el 10% del petróleo.