Ante los bajos precios del petróleo, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), la Secretaría de Energía (Sener) y la Secretaría de Hacienda (SHCP) buscan incorporar cambios en la tercera etapa de licitaciones de la Ronda Uno, para garantizar una mayor participación de empresas interesadas en el proceso.

De acuerdo con el calendario de la Ronda Uno, la tercera etapa de licitación se tendría que realizar en un plazo de dos semanas más y el cuarto de datos estaría listo en un mes más, comentaron fuentes del sector.

El primer proceso se haría hasta julio y el segundo hasta septiembre, pero hasta ahora el porcentaje de derechos que el operador deberá pagar a la Tesorería no se ha definido.

Los elementos que consideran en este momento para definir la tercera convocatoria son el precio actual del petróleo y los precios futuros.

En principio, la tercera etapa de las licitaciones tiene la ventaja de que serían áreas con un costo de producción menor a 20 dólares por barril, competitivos frente a otras oportunidades que hay de inversión en el mundo.

El otro elemento a considerar para determinar las condiciones en la licitación son los pronósticos de precios a futuro que se tienen en este momento frente a las posibilidades reales de producción que existen.

Con esos factores definidos será posible establecer los elementos fiscales de los contratos de las dos licitaciones iniciadas más los de la tercera ronda.

De acuerdo con las fuentes consultadas, la tercera serie de licitaciones de la Ronda Uno incluirá como requisito la experiencia en campos, porque el proceso comprometería directamente bloques terrestres de producción y no de exploración, como ocurrió con los proyectos de aguas someras del Golfo de México.

En la primera licitación realizada (enfocada en la exploración en aguas someras) no se pusieron trabas respecto de la capacidad de exploración, pero en el segundo proceso se puso como condición tener la experiencia de producir al menos 10,000 barriles diarios en el último año. Esta característica se deberá mantener en la licitación que se está preparando, pero el debate interno entre CNH, Sener y Hacienda es sobre si se tendrían que flexibilizar los requisitos de precalificación a partir del costo de producción que se tiene en tierra, que puede llegar a ser del doble.

Hasta ahora algo en que se tiene claridad es en que habrá licitación en aguas profundas pero no en lutitas.

Esto se debe a que los proyectos de shale están en una área en proceso de redimensionamiento, para hacer bloques más pequeños y con mayores posibilidades de éxito.

En este caso, la definición técnica será entregada a más tardar a mediados de año.

Originalmente, este proceso tendría que estarse definiendo en estos días (en el mes de abril) pero dada la complejidad del proceso, tardará tres meses más.