Ciudad de Panamá. El Centro Bancario panameño es más eficiente que sus pares de la región en función del manejo de su estructura de costos, así lo revela un análisis sobre la eficiencia bancaria realizado por la Dirección de Estudios Financieros de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

El informe señala que el ratio de eficiencia al cierre del primer semestre se ubica en un 49,3% y muestra un manejo adecuado de los gastos en relación a los ingresos.

Según el estudio de la SBP el índice de eficiencia es un indicador muy utilizado en el sector financiero para determinar la rentabilidad de una entidad. En la actual coyuntura, se trata de un ratio cada vez más valorado para determinar el estado de salud de una entidad ya que muestra cuánto le cuesta a un banco hacer negocios.

El mismo destaca el crecimiento de la banca en Panamá va acompañado de una inversión significativa, que le permita abordar nuevos nichos de negocio, teniendo como base factores como el crecimiento normal de la población, el nivel tecnológico y el desarrollo económico del país.

Al respecto se observa que los bancos con mayor volumen de operaciones registran una mejor relación costos/ingresos, promovido por un esquema de economía de escala más favorable.

Igualmente el documento revela que en 1999, los ingresos ganados por intereses de depósitos ascendían al 17% del total y los otros ingresos pesaban el 12%. A junio de 2014, los ingresos procedentes de intereses de depósitos llegan al 1% (explicado por las bajas de tasas internacionales) y los otros ingresos representan el 35%.

Este comportamiento podría estar sustentado en gran medida por la saturación en el mercado de consumo personal (alrededor de 40 bancos compitiendo en este segmento), principal fuente de rendimientos. Esta situación ha obligado a los banqueros a buscar otras fuentes de rentabilidad, como las actividades señaladas.

En cuanto al manejo de la eficiencia, se observa que los bancos con mayor volumen de operaciones registran una mejor relación costos/ingresos, promovido por un esquema de economía de escala más favorable. A junio de 2014, los 10 bancos con activos mayores a US$3.000 millones mantienen una razón promedio de 47,5%, mientras que los bancos con activos inferiores a US$500 millones registran un indicador de 62,9%.

Esta brecha se puede deber en algunos casos a la inmadurez del negocio (Bancos con licencia obtenida no hace mucho tiempo), en otros casos al reducido margen de intermediación financiera y en otras a falta de productividad.