El presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco), Roberto León Parilli, enumera casos de ilegalidad, que incluso rayan en delito, en los que incurrieron las líneas aéreas cuando la tasa cambiaria para ellas pasó de 6,30 bolívares a la tasa Sicad 1 (10 bolívares por dólar ) en el costo de los boletos aéreos).

León Parilli afirma que los casos hablan por sí solos. “Sabemos de usuarios que cambiaron de fecha su boleto y, además de la penalidad (US$100), pagaron el diferencial que hay entre 6,30 bolívares y 10 bolívares. ¿Por qué las aerolíneas cobran el diferencial, si el BCV pagará ese boleto a 6,30 bolívares? Le están cobrando dos veces al usuario. Eso es ilegal”.

León Parilli recuerda un detalle simple: las aerolíneas agrupan la deuda diariamente y le notifican al BCV los boletos vendidos, de inmediato el ente emisor hace el cambio en dólares a la tasa vigente en la que se vendió el pasaje.

“Por lo tanto, ninguna aerolínea puede ajustar los boletos que se vendieron a tasa vieja, a la tasa nueva, porque los boletos que se vendieron a 6,30 bolívares forman parte de una deuda ya cuantificada. Cobrar diferencial es ilegal y ellas (las aerolíneas) lo saben”, dice.

Cuando a partir del 1° de julio la paridad cambiaria de los boletos sea de 50 bolívares por dólar, es ilegal si las aerolíneas cobran diferencial a los usuarios que tengan que cambiar la fecha del pasaje.

Reembolsos y penalidades

Otro de los casos que enumera Anauco es el pago de los reembolsos a tasa de 6,30 bolívares y las penalidades a 10 bolívares. “No está bien esa manera de compensar las tasas, según a lo que le convenga a la aerolínea”, denuncia León Parilli.

“Hay usuarios a quienes les cobraron una tasa mayor en la penalidad para ganar más dinero, pero entonces, lo que le pagaron por reembolso lo hicieron a una tasa barata. Allí hay un desequilibrio”, advierte.

León Parilli hace un llamado a los usuarios y viajeros a que estén muy atentos de las tarifas y ajustes que hacen las líneas aéreas en la paridad cambiaria. “Cuando ellos (las aerolíneas) te devuelven el dinero, no te lo pueden devolver a la tasa vieja, sino a la tasa actual; porque no puede ser que para lo que a ellos les convenga te cobren a 6,30 bolívares, pero cuando les toca pagar al usuario pechan con la tasa de 10 bolívares. Eso está prohibido, no es correcto, ni justo”.

El análisis legal que hace el presidente de Anauco se basa en denuncias individuales y casos sueltos que han efectuado usuarios ante la organización.

“No puede ser que hayan dos tasas de cambio, según lo que convenga. Para todo tiene que cobrarse el dólar al cambio vigente. Las aerolíneas están haciendo lo que les conviene”.

Hasta el momento, las líneas aéreas y el representante del sector Humberto Figuera han explicado que la deuda que mantiene el gobierno con las aerolíneas dificulta la operatividad y buen servicio de estas empresas, pero para el presidente de Anuco, al usuario debería tenerle “sin cuidado”, estos problemas y defender sus derechos”, alerta León Parilli.

“Puedo decir un ejemplo sencillo: cuando un cliente pasa su tarjeta de crédito en un local, y tiempo después el banco no le ha pagado al comerciante, ¿a quién llama el comerciante? Al banco, no le cobra dos veces al cliente que pagó hace meses”.

Denunciar en bloque

“Aquí el débil jurídico es el usuario”, señala tajante el presidente de Anauco, independientemente de la situación en la que se encuentren las líneas aéreas en el país. El usuario -dice- tiene derechos que defender, y formular la denuncia si se siente maltratado o timado de alguna manera.

“Venezuela es compleja y su tipo de cambio ha creado muchas distorsiones; por ello, las autoridades deberían estar muy claras sobre las tarifas y tipos de cambios, para que no se produzcan vacíos que puedan afectar a los usuarios, porque frente a una aerolínea los clientes son los más débiles jurídicos”.

A partir del 1° de julio la tasa vigente de los boletos aéreos será a Sicad 2 (50 bolívares por dólar). Por tal motivo, el presidente de Anauco hace un llamado a estar atento a las ilegalidades que se puedan prestar ante este nuevo cambio.

Y advierte que las líneas aéreas “son perfectamente demandables”, y que si las autoridades aeronáuticas no responden de forma administrativa a estas irregularidades, los casos pueden llevarse a nivel jurídico.

“El usuario tiene que organizarse, tiene que conformar grupos de defensa. Si hay que demandar de manera colectiva, pues se hace, pero no puede ser que cada vez que haya problemas entre el gobierno y las empresas lo paguemos los venezolanos”, dice el presidente de Anauco.