US$2.000 millones es la cantidad aproximada de dinero que los peruanos han retirado de las AFP del país desde que la posibilidad de extraer dinero fuera habilitada, a principios de 2016. 

El cálculo fue realizado por los cuatro fondos de pensiones del mercado. Según las normas, los depositantes pueden sacar el 95,5% del dinero al llegar a la edad de jubilación y hasta un 25% para usarlos en solicitudes de crédito para vivienda. 

Ahora, en una nueva “sangría”, se ha propuesto que otro 20% pueda ser destinado a reparaciones por parte de los damnificados por las graves inundaciones y avalanchas que sufrió el país debido al Niño costero. 

Si bien no es una idea de por sí negativa, podría sentar un precedente importante. Las AFP han alertado que, de seguir la tendencia, las pensiones finales serán más pequeñas, no solo por la ausencia del dinero extraído, sino porque la caída de los fondos deriva en que la rentabilidad se aplica sobre una cantidad menor.